Arequipa

Sedapar se declara en alerta y pide a población almacenar agua

10 de febrero de 2019

Rebose de represa Aguada Blanca que ocasionó el incremento de caudal del Chili, producto de las intensas lluvias, provoca inestabilidad en la captación de agua en plantas de tratamiento de Sedapar. Ello condiciona el normal abastecimiento del recurso a la población. Ayer, más de 100 mil se quedaron sin agua en la ciudad. La empresa advierte de cortes temporales, por lo que pide almacenar líquido de manera moderada.

//////////////////////

El rebose de la represa de Aguada Blanca, donde se regula la descarga de agua a la cuenca del río Chili, cuyo caudal incrementó a más de 120 metros cúbicos por segundo (m3/s) en la víspera, producto de las intensas lluvias en la ciudad, ha generado inestabilidad en la captación, procesamiento y producción del recurso por parte de Sedapar, la empresa que dota del recurso a la región.

Esta situación obligó a que el último viernes, pasadas las 23:00 horas, la empresa cierre las compuertas de captación de la segunda planta de tratamiento de agua, lo que provocó que más de 100 mil personas de los distritos de Mariano Melgar, Alto Selva Alegre, Bustamante y Rivero, Socabaya, Hunter, Paucarpata y partes de Cerro Colorado y Yura se queden sin agua. En el resto de la ciudad el servicio fue limitado o con baja presión.

La restricción de agua en la ciudad seguirá repitiéndose en las próximas horas si las lluvias persisten, confirmó el gerente general de Sedapar, Juan Carlos Córdova, por lo que anunció que la empresa, tras una reunión de directivos se declaró en alerta y advirtió de cortes temporales en el servicio.

En ese sentido, el funcionario hizo un llamado a la población para que almacene el recurso y haga uso racional del mismo. “El operador del sistema de represas que es Autodema ha perdido el control sobre Aguada Blanca por lo que hay inestabilidad en las plantas. Si sigue lloviendo y el caudal es alto nos veremos obligados a cerrar compuertas (de las plantas) nuevamente y paralizar la producción de agua para evitar daños a nuestra infraestructura. Los cortes se pueden repetir y pedimos a los usuarios guardar agua y limitar su uso”, incidió Córdova.

Otro inconveniente en la producción de agua por parte de Sedapar está relacionado a la turbidez del agua del Chili. Estos niveles ayer llegaron a los 2400 MTU, no obstante, la planta solo puede tratar como máximo 2000 MTU. Si se trata líquido con valores superiores al mencionado, las plantas se llenarían de lodo, malográndose por completo, lo que generaría un desabastecimiento total en Arequipa y por varios días. En una época sin incidencias el Chili apenas tiene 10 MTU de turbidez.

LIMITADOS
Para abastecer a toda la ciudad con normalidad las plantas de agua de Sedapar producen 2100 litros por segundo, ello con una operación al 100%. Debido al incremento del caudal del Chili, la operatividad ha bajado. El sábado por la madrugada fue de 50% y pasado el mediodía esta subió al 80%, es decir 1600 L/S, lo que impidió que los 80 reservorios que conducen agua a toda la ciudad se llenen – solo llegaron a la mitad de su capacidad -, generando debastecimiento en al menos el 15% de los 250 mil usuarios.

Ello obligó a que la empresa lleve el recurso a las zonas afectadas a través de cisternas de agua. Durante toda la mañana la empresa movilizó unidades a las plazas y mercados de los distritos afectados. Córdova señaló que por medio de la página de Facebook de la empresa se informará sobre los puntos de recolección de agua.
Además informó que tiene listas 30 cisternas para repartir el recurso en caso la emergencia sea mucho mayor.

Compartir

Leer comentarios