Arequipa

Arequipeños reprograman su boda porque prefieren que sea presencial

18 de octubre de 2020
Las bodas presenciales fueron suspendidas por la pandemia del coronavirus.

El “sí, acepto”, pospuesto hasta el próximo año por la pandemia.

Aunque no estaba invitado, el intruso invisible complicó los planes de boda de miles en el mundo. En nuestra ciudad de tradición católica, las iglesias continúan cerradas para la celebración de matrimonios, detalle que obliga a decenas de parejas reprogramar dicha celebración para el 2021.

Por: Mariela Zuni M.

El “prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida”, palabras que forman parte del ritual del matrimonio religioso, quedarán postergadas hasta nuevo aviso.

Fiorella Zegarra Rosas y su prometido Fernando Martínez Ojeda, se vieron obligados a posponer la fecha de su casamiento. Inicialmente la boda religiosa sería el 8 de agosto, pero debido a las restricciones decidieron posponerla hasta el próximo año.

Como ellos cientos habían planeado su boda de ensueño el presente año. Los salones de baile, el buffet, las flores, los recuerdos, el viaje, todo lo planificado también entró en cuarentena indefinida.

Cuando inició la pandemia, imaginaron que la magnitud sería menor, por ello decidieron casarse por civil el 30 de julio y por religioso el 8 de agosto del presente. Hoy, siete meses después, conservan la ilusión de unir sus vidas, pero el próximo año.

“En marzo ya teníamos todos los proveedores contratados, el local, catering, la iglesia, el vestido. Afortunadamente llegamos a acuerdos y están dispuestos a colaborar y mantener los contratos para el próximo año sin una fecha definida”, dijo Fiorella.

En su caso, por la postergación, no han sufrido pérdidas financieras, si bien pagaron el 50 % de casi todos los servicios a los proveedores, estos cumplirán los contratos con algunas modificaciones propias de la nueva normalidad. Incluso el vestido se quedó prácticamente a la mitad de la confección.

Ahora los novios deberán tomar decisiones importantes como el de reducir la lista de invitados. Habían previsto compartir su momento con 120 familiares y amigos, pero esta cantidad tendrá que reducirse a 70 como máximo, según precisaron los dueños del local de la recepción.

El viaje de luna de miel a Europa también quedó, por ahora, fuera de los planes de los futuros esposos, pues como todo el mundo, su economía fue golpeada. La novia espera con optimismo que las cosas mejoren el próximo año.

“Al principio la desilusión fue bien grande por todo lo que habíamos planeado con detalle. En el transcurso de la cuarentena te da satisfacción y tranquilidad haber pasado tiempo de calidad con tus padres, agradeciendo los momentos que puedes compartir con los tuyos antes de formar una nueva familia”, comentó.

BODAS EN EL AIRE

El matrimonio confirma ese amor jurado por las parejas incluso antes de intercambiar los anillos o del “sí, acepto”. Como lo conocíamos se sellaba con un beso, en frente de un nutrido grupo de familiares y amigos reunidos en las iglesias o los registros civiles.

Habían transcurrido apenas dos meses y quince días del año 2020 cuando la pandemia mundial afectó al país. La mayoría de actividades quedaron prohibidas, entre ellas los eventos sociales y masivos como los matrimonios.

Los novios tuvieron que reorganizar todo el evento en función al comportamiento del virus. En Perú estamos expectantes a que se inicie una nueva ola de contagios, por lo que no hay fecha cercana para la “normalidad” de las bodas.

Hay novias y novios que no están dispuestos a sacrificar la celebración del matrimonio religioso y civil en simultáneo. Ellos confían que, en 2021, puedan compartir esta ocasión con sus familiares y amigos, tal como lo habían planificado, y sin riesgo de un contagio masivo.

Solo en la Oficina de Registro Civil de la Municipalidad Provincial de Arequipa, se presentaron 35 expedientes de parejas que, teniendo fecha de boda en este año, decidieron postergarla para el 2021.

Tula Luna Benavente, precisó que las solicitudes presentadas por las novias y novios no consignan fecha probable de la boda, debido a que, según su deseo expreso, esperan contraer nupcias por la vía civil y religiosa, por lo que todo está sujeto al control de la pandemia.

AMOR SIN BARRERAS

Abandonar la ceremonia, la fiesta y luna de miel es una elección difícil que parejas en Arequipa decidieron tomar al unirse en ceremonias íntimas, sin invitados y obligados a portar sus mascarillas.

El matrimonio civil virtual y presencial, es una alternativa para que las novias y novios no posterguen más su unión. Al reanudarse las actividades y levantarse la cuarentena muchas parejas que habían aguardado pacientemente lograron unirse en matrimonio. En Arequipa el área de Registro Civil de la Municipalidad Provincial tramitó desde la cuarentena a la actualidad más de un centenar de matrimonios civiles.

La Oficina de Registro Civil celebró en lo que va del año 196 matrimonios, 78 se realizaron entre el 1 de enero y 15 de marzo, otras 118 bodas civiles los meses de junio, julio, agosto, setiembre y lo que va de octubre.

La mayor parte de matrimonios civiles realizados en pleno estado de emergencia fueron presenciales, apenas tres parejas se casaron de forma virtual, como Angela Cecilia Infantas Valdivia y Oliver Gerard Curonico, el 11 de junio.

Independientemente de los cambios que tuvieron que hacer, como reducir a cero el número de invitados, o renunciar a la celebración con la familia y amistades, ellos comprendieron que lo más importante del matrimonio es estar juntos.

Tula Luna Benavente, jefa de Registro Civil, informó que la mayoría de parejas que decidieron casarse durante la pandemia son jóvenes, cuyas edades fluctúan entre los 24 a 35 años. Muchos ya habían pospuesto sus bodas programadas entre marzo y junio, y para no seguir aplazando la fecha optaron solo por el matrimonio civil.

Con la nueva normalidad, en la sala de bodas solo se permite la presencia de los novios, testigos y a lo mucho los padres. Incluso después de declarados como esposo y esposa, algunas parejas se abrazan o dan un beso con la mascarilla puesta.

CERRAMOS CON BODAS

El distrito de Cerro Colorado, es uno de los más populosos de Arequipa, donde definitivamente muchas parejas quieren a toda costa unirse en matrimonio, tal vez ahorrándose varios cientos de soles en costosas recepciones, optando por sencillas recepciones.

Durante los meses de confinamiento, de acuerdo a la Oficina de Registro Civil de la Municipalidad Distrital de Cerro Colorado, se habían pospuesto unos 80 matrimonios, pero levantada la cuarentena, todos a la fecha ya se realizaron. Hasta fin de año, en dicha comuna, se tienen programadas 120 uniones civiles, siendo el mes de diciembre, como siempre, el más solicitado.

VESTIDAS Y ALBOROTADAS

Como Fiorella, muchas novias se quedaron prácticamente con los vestidos a medio confeccionar. Las telas, los encajes, los tules esperan por ser el centro de la atención al ritmo de la marcha nupcial.

“Cuando el presidente declaró el toque de queda, teníamos 12 eventos al día siguiente que fueron pospuestos. La reserva de la iglesia, local, catering, entre otros servicios los postergaron primero por 15 días, luego un mes, dos, tres, y ahora indefinidamente”, comentó la diseñadora Patricia Vega Puma.

Prácticamente sus clientas se quedaron vestidas el alborotadas, pero no fueron las únicas, tiene otro grupo de novias que, tras levantarse la cuarentena en Arequipa, decidieron continuar con sus planes de boda, sin fecha determinada, pero asegurando el vestido.

Ahora recibe en su atelier a las novias para las pruebas respectivas, pues ellas confían en que el próximo año puedan lucir sus hermosos vestidos cuando den el “sí, acepto” en el altar.

DATO

“Somos uno de los rubros más golpeados, con 12 eventos cancelados totalmente, y siete largos meses que las novias y quinceañeras tuvieron que posponer o cancelar sus eventos. Pero más que un golpe económico a nuestra marca Fiancée, nos afectó moralmente ya que, de 18 trabajadores ahora solo quedan 5, pero a medida que nos recuperemos irán volviendo”, manifestó Patricia Vega.

Pérdidas económicas y despidos en este sector.

 

Unas parejas no esperaron y se casaron por internet.

 

Por lo menos 35 parejas postergaron ceremonias solicitadas al municipio provincial.

Compartir

Leer comentarios