Costumbres

Asociación asegura que gallos «nacen para pelear»

17 de diciembre de 2018

Uno de los argumentos de los animalistas que han observado la ley de protección animal, es que no se respeta los derechos de los animales a no ser parte de actos y muertes violentas; sin embargo los defensores de las tradicionales peleas de gallo aseguran que los animales no tienen derechos, porque tampoco tienen obligaciones.

César Gonzales, presidente de la Asociación de Criadores de Peleas de Gallos en Arequipa, dijo que estos animales nacen para pelear, no es que se los obligue a enfrentarse con otros gallos. Es su naturaleza, argumenta, y si viven libres van a seguir peleando, sin que nadie les enseñe.

Agrega que en cada campeonato en el que participan, existe personal adecuado como veterinarios que tratan a los animales que quedan con vida, además de todo el cuidado que les prodigan sus propietarios, en el que invierten buena cantidad de dinero.

Dice que, por ejemplo, Gonzales tiene un promedio de 150 gallos y que invierte un promedio de 4 mil 500 soles en su mantenimiento, que incluye medicinas, vacunas, alimentación balanceada y demás cuidados.

Se estima que son un promedio de 4 millones y medio de animales que existirían en el Perú que están dedicados a peleas de gallo con técnicas de pico y navaja. Los gallos de pico se enfrentan sin ningún aditamento adicional, mientras que a los otros les colocan en las patas filudas navajas con las que buscan exterminar a su oponente. Generalmente estas aves mueren, unas en la cancha y otras después, de acuerdo a la gravedad de las heridas.

Los galleros aseguran que miles de personas que dependen de esta afición, considerada como tradicional en el Perú y en la cual están incluidas las peleas de toros de Arequipa, en las cuales si bien hay un enfrentamiento de los animales, casi ninguno tiene consecuencias mortales, más es una demostración de fuerza entre ambos astados.

Es precisamente este uno de los argumentos para que dichas peleas no sean incluidas en el mismo “saco” que con las peleas de gallos o las corridas de toros que se practican en algunas zonas del país y en Arequipa, donde en ritual sangriento, este termina muriendo luego de una prolongada agonía de dolor.

Compartir

Leer comentarios