Coronavirus Arequipa

Carlos Andrade: “Conocí el miedo el día que di positivo al COVID-19”

27 de mayo de 2020
Carlos Andrade fue uno primeros pacientes en Caravelí.

Se reintegró a su trabajo en la Municipalidad de Caravelí

Este es el valiente testimonio de un arequipeño de 50 años, que venció la temible enfermedad. Hoy, luego de haber superado la etapa más difícil y que incluso se ha reintegrado a su trabajo, decide contar su historia para ayudarnos a comprender y concientizar sobre la cruda situación que le ha tocado vivir y cómo afrontó el coronavirus. Sin duda, su recuperación es una importante dosis de esperanza.

Por: Paola Gómez R.

“…ayer conocí el miedo, era una extraña y fría energía que recorría todo mi cuerpo. Lo sentí frente a un especialista cuando me dio el resultado de la prueba de COVID-19. Di positivo y me sentí quebrado. Pero esta es la vida, me tocó entrar al juego. ahora solo queda asumir el aislamiento. Sé que voy a ganar esta batalla, porque mañana quiero abrazar a los míos…”

Fue la valiente publicación que realizó Carlos Andrade en su cuenta personal de Facebook, un día después de enterarse que era portador del virus. Él, fue uno de los primeros pacientes en ser detectados con COVID-19, en la provincia de Caravelí, el 18 de abril último.

Coordinaba los traslados humanitarios.

Se contagió trabajando. Y es que, desde que inició la cuarentena en marzo, no paró ni un solo segundo en la Municipalidad de Caravelí coordinando el tema de los traslados humanitarios, la entrega de canastas a población vulnerable, ayuda a personas de bajos recursos, entre otras coordinaciones propias del cargo que desempeña como gerente municipal en la comuna.

La llegada de un equipo de Salud a la provincia para realizar pruebas de descarte del COVID-19 le cambió la vida, pues junto a otros 3 trabajadores dio positivo a la enfermedad.

A través del hilo telefónico, hoy, revela que ese fue el peor momento de su vida. Ni siquiera lograba asumir la noticia cuando fue aislado en su domicilio para someterse al tratamiento médico, donde permanecería absolutamente solo, pues su esposa e hijos no viven en el Perú sino en Bolivia y sus familiares cercanos (segundo grado), radican en Arequipa.

“Conocí el miedo el día que di positivo al COVID-19. Empero, sabía que tenía que levantarme, por ello, seguí al pie de la letra todas las indicaciones médicas durante los quince días que permanecí confinado. Todos los días venían los especialistas a realizarme los chequeos. Tuve mucha disciplina y fuerza de voluntad”, dice, tras resaltar que para superar todo esto fue vital el afecto de su familia, amigos y la intervención divina de Dios y la Virgen de Chapi.

Salió adelante con ayuda de su familia y amigos.

DE VUELTA A LA VIDA

En estos momentos se ha reintegrado a sus labores habituales, pero ha extremado la seguridad por su propio bienestar. No sale sin barbijo a ningún lugar, se lava las manos cada 20 minutos, mantiene la distancia de un metro con quienes conversa y usa guantes. Dice que el COVID-19 te cambia la vida y las costumbres, y por nada del mundo, quisiera repetir la historia.

“Quiero compartir esta ingrata experiencia con todos, para que entiendan que no es un simple juego; que no es un producto mediático ni del sistema, es real; este enemigo invisible está en todos lados. Suplico no salir de casa, usen barbijos, obedezcan las indicaciones, no expongan su vida, ni la felicidad de los suyos, que este país los necesita. Y si conocen a alguien que da positivo al COVID-19, transmítanle la fuerza de la palabra, no lo abandonen”, finalizó.

DATO

Hasta el cierre de esta edición, en la región Arequipa habían 2 mil 694 contagiados con la enfermedad del coronavirus, de los cuales solo 961 habían logrado recuperarse.

Compartir

Leer comentarios