Arequipa

Casi el 60% de candidatos al Gobierno Regional son adultos mayores

13 de agosto de 2018

Los candidatos al Gobierno Regional de mayor edad son Alfredo Zegarra y César Abarca con 67 años. Solo hay uno con 39 años de edad, se trata de Mauricio Chang.

En el presente proceso electoral no solo hay ausencia de mujeres, la falta de jóvenes en las listas de candidatos es evidente y preocupante.

Un claro ejemplo se advierte entre los postulantes al Gobierno Regional de Arequipa (GRA). De los 19 candidatos en contienda el 58% (11 postulantes) son adultos mayores con edades que fluctúan entre los 60 y 67 años de edad. Solo 1 postulante, Mauricio Chang de Acción Popular tiene 39 años y es el más joven de la lid en el ámbito regional.

El candidato más longevo es el exalcalde de Arequipa, Alfredo Zegarra Tejada de Arequipa Renace. De acuerdo a su hoja de vida el candidato tiene 67 años, una edad similar a la de Roberto Abarca Fernández del Partido Popular Cristiano. Ambos son dos “viejas” figuras en la política regional que pretenden suceder en el cargo a Yamila Osorio Delgado, excepcionalmente la única mujer y joven que ha logrado liderar Arequipa.

SEXAGENARIOS
La lista de candidatos sexagenarios es larga. Figuran postulantes como Javier Cáceres Pérez (Siempre Unidos), Farrere Ataucuri (Frepap) y Antonio Gamero (Juntos por el Desarrollo de Arequipa), todos con 65 años.

No obstante, el general Leonel Cabrera (Alianza para el Progreso) e Hipólito Chaiña (Arequipa Mía) tienen 64 años, mientras que Juan Valencia Postigo (Perú Libertario) tiene 62 años. Por su parte, Héctor Herrera (Frente Amplio) y Justo Mayta (Todos por el Perú) han cumplido los 61 años. La lista de postulantes “adultos mayores”, culmina con Gustavo Rondón (Fuerza Arequipeña) con 60 años de edad.

“MADUROS”
James Posso, actual consejero regional por la Unión (Vamos Perú) cumplirá muy pronto los 50 años, mientras que la única postulante mujer que ha quedado en carrera, Eleana Vela (Juntos por el Sur), ha apagado 51 «velitas”.

Cabe resaltar que entre la gama de candidatos al GRA, aquellos con base “cuatro” representan al 26% de los postulantes. Hay cinco con edades entre los 41 y 47 años.

Por ejemplo, José Luis Reyes Luján de Restauración Nacional tiene 41 años, José Luis Chirinos (Somos Perú) cuenta con 42 años, Elmer Cáceres Llica (Unidos por el Gran Cambio) tiene 45 años, mientras que Javier Ísmodes (Arequipa Transformación) y Freddy Lozano (Arequipa Avancemos) tienen 47 años.

POLÍTICA SIN JÓVENES
El sociólogo Alipio Montes Urday explica que no tiene nada de malo que los adultos mayores pretendan cargos como gobernantes. “Lo malo es que no haya jóvenes que quieran participar de la política (…) A largo plazo este panorama afecta el proceso político del país y la región. La política debe tener una cadena de sucesión y eso no está ocurriendo”, señala.

Para Montes Urday la ausencia de jóvenes para este proceso electoral no hace más que graficar la “despolitización de la juventud”, un panorama que empezó en los años 90 y que no ha sido revertido pese a los esfuerzos por promover su participación en política. La cuota joven (20% de postulantes por lista) impuesta por las leyes electorales para promover la participación de jóvenes aparentemente no viene teniendo el efecto esperado.

Para el especialista dos factores ha influido en ello. El primero, el poco esfuerzo de los propios partidos políticos por renovar cuadros y la “satanización que vive la política” debido a los graves indicios de corrupción que rodean a esta clase en la actualidad. “Esta realidad genera jóvenes apolíticos, con ello, de cierta forma se aleja a los mejores candidatos”, remarca.

El alejamiento de los cuadros jóvenes en los movimientos regionales y partidos políticos es negativa, incide Montes Urday. “La fuerza más vital es la juventud, es como en la vida productiva de una sociedad, las personas entre 20 y 45 años le inyectan vitalidad a la fuerza laboral. En la política ocurre lo mismo, ellos son los más calificados para renovar esta clase”, comenta.

El sociólogo recuerda que la participación del adulto joven y adulto mayor en los procesos electores, también es buena, pues se aporta experiencia, empero subraya que “la experiencia es buena mientras vaya ligada a la honestidad”.

Compartir

Leer comentarios