Arequipa

Casi listo expediente para reconstruir iglesia Santa Marta

1 de julio de 2018
iglesia de santa marta

Después de 18 años, la iglesia de Santa Marta será reconstruida, luego que fuera afectada por el sismo registrado el 23 de junio del año 2001. El inconveniente: la falta de presupuesto por parte del Arzobispado de Arequipa, administradora de la misma.

Por: Roxana Ortiz A.

Aunque aún no se tiene todo el monto que podría costar devolverle el valor histórico a esta iglesia, donde se alberga al Patrono de Arequipa, el Cristo de la Caridad, monseñor Javier del Río Alba, arzobispo de Arequipa, asegura que las obras de todas maneras se inician los primeros días del 2019, si es que no es antes. Aún siguen gestionando con la empresa privada los recursos que se necesitan para sumar a los fondos propios que han estado reuniendo en los últimos años.

No se sabe con certeza a cuánto ascenderá el costo de dicha reconstrucción. Hasta hace algunos años se hablaba entre 400 a 600 mil soles, es muy probable que la cantidad se haya duplicado por el incremento en los costos de los materiales.

Un grupo de profesionales, expertos en patrimonio histórico, se encuentra trabajando en el expediente, que ya está a punto de culminarse.

No es un trabajo muy sencillo por el valor de la construcción, por eso es que está tomando su tiempo la elaboración de los estudios, pero están casi listos, así que si Dios quiere, en poco tiempo podamos estar iniciando los trabajos, que tampoco serán nada sencillos”, dijo la autoridad eclesiástica.

La parte más dañada por el sismo, es la parte frontal, en donde las dos torres prácticamente se han separado por enormes grietas que pueden ser observadas a simple vista. El peligro es inminente si es que ocurre un nuevo sismo de similares proporciones, estas ya no quedarían en pie. Desde junio del 2001 se prohibió el acceso de la población para esta parte del templo y así evitar accidentes.

Según explicó monseñor Javier del Río, se va a tener que desmontar ambas torres, sillar por sillar, para volverlas a armar, utilizando las propias piezas y reemplazando las dañadas para seguir manteniendo su valor cultural e histórico.

A diferencia de muchas otras instituciones, que primero inician las obras y luego solicitan los permisos correspondientes, el Arzobispado de Arequipa ya cuenta con la autorización de la Dirección Desconcentrada de Cultura, los que únicamente tendrán que dar el visto bueno al expediente final para iniciar la reconstrucción.
Monseñor Del Río indica que siguen gestionando colaboraciones ya que no solo reconstruirán las torres con sus campanarios, sino que también se estaría interviniendo la nave central para asegurar la estructura y no pueda sufrir daños con el paso de los tiempos.

Esta iglesia está ubicada en la plaza que lleva el mismo nombre, sin embargo la costumbre hizo que la llamaran plaza España. Está ubicada dentro del Centro Histórico de la ciudad de Arequipa y es un monumento histórico protegido.

El templo es considerado Patrimonio Cultural de la Nación desde el 28 de diciembre de 1972. Cuando ocurrió el terremoto en el mes de junio del 2001, que dejó varios muertos, especialmente en la ciudad de Camaná, también se afectó la Catedral de Arequipa, al caer la torre izquierda encima del propio templo, mientras que la derecha tuvo serios daños. En la gestión del exalcalde Juan Manuel Guillén se reconstruyó el Templo Mayor en un año.

Las autoridades de inmediato procedieron a dar paso a los trabajos para la reconstrucción, con presupuesto que se envió desde Lima para tal fin; sin embargo, no tuvo igual suerte la iglesia de Santa Marta, debido a la discusión generada, al tratarse de un templo privado. Fueron varias las autoridades que se comprometieron a ejecutar los trabajos, pero todo quedó en anuncios.

El Centro Histórico de Arequipa fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 2000. Desde entonces, la comuna provincial, a través de la Superintendencia del Centro Histórico, se encarga de ejecutar obras para conservar la zona protegida, sin embargo están excluidos los templos, precisamente por su administración privada.

En el 2001, por recomendación de Defensa Civil y la Fiscalía de Prevención del Delito, se exhortó al Arzobispado a no permitir el acceso al templo, especialmente a la parte baja del coro durante las misas, que fue el área más dañada. El párroco dispuso por seguridad clausurar permanentemente la puerta principal, incluida la reja del atrio, por lo que se habilitó una puerta lateral, la que hasta el momento se viene utilizando.

Ana Cecilia Cordero, fiscal de Prevención del Delito, explicó en ese entonces que era alto el riesgo que representaba el frontis, incluyendo los dos campanarios y el espacio del coro.

Se estima que unas 300 personas acudían a una misa los días domingo y por lo menos se duplicaba cuando había misas de fiesta, aunque la cantidad de estas celebraciones se han reducido considerablemente, precisamente como consecuencia del deterioro de la iglesia.

El templo fue edificado en 1566 en honor a la patrona Santa Marta de Arequipa. Durante los primeros siglos de la Colonia, fue conocida como parroquia de indios, ya que allí se evangelizaba a los pobladores que trabajaban en las zonas agrícolas adyacentes a la ciudad.

En el templo, se venera la imagen del Cristo de la Caridad, patrono jurado de la ciudad, que tiene una gran cantidad de fieles, los se congregan especialmente en la Semana Santa, cuando sacan la imagen en procesión. El Cristo finamente tallado en madera, según la historia de la hermandad, fue una donación del rey Carlos V, la que habría sido entregada para poder evangelizar a los indígenas de la Arequipa antigua.

Era en un principio llamada Parroquia de Indios, debido a que el Cabildo Metropolitano decidió entregarla solo para la evangelización y administración de los sacramentos a quienes formaban parte de la servidumbre.

Este templo, según registros, data de la penúltima década del siglo XVI, si bien la construcción final, se vio concluida casi a finales del XVI, se tiene razón de que en el sitio existió con anterioridad, y casi desde la misma fundación de la ciudad, una ermita, que fue creada bajo el amparo de Santa Marta, a quien se nombró patrona de la ciudad y protectora contra los terremotos.

Según historiadores, en el lapso del año 1565, se pensó en hacer de esta ermita una parroquia, que sirviera de apoyo para la misión evangelizadora que se inició con la construcción de la Iglesia Mayor de Arequipa; la parroquia recién se vio concluida para el año 1589. Para entonces ya se había establecido alrededor, un importante número de pobladores indígenas, a quienes se les había cedido dichas tierras.

Arquitectónicamente, la Iglesia de Santa Marta, ya ha tenido algunos cambios, producto también de los terremotos. Se sabe de una reconstrucción que se hiciera en el siglo XVIII y de varias restauraciones que estuvieran a cargo de la orden de los Carmelitas, actuales responsables del templo. Exteriormente, el templo impresiona a la vista por su distinguida fachada, que mezcla en su estructura el estilo colonial inicial, con la tendencia barroca y plateresca agregada durante su proceso de restauración.

Se destacan en la portada sus columnas salomónicas y la imagen de Santa Marta, quien fue llamada primera Patrona de Arequipa, paradójicamente, protectora contra los terremotos. Internamente el templo es de una sola nave, con bóveda de cañón y sus altares neoclásicos. Destacan en el techo las pinturas de las estaciones, Cristo Rey y los ángeles, las mismas que llaman la atención por su belleza.

Allí se encuentra la antigua capilla del Cristo de la Caridad, que por ahora está ubicado en el Altar Mayor. Igualmente se venera a San Juan Apóstol, la Virgen de la Cueva Santa, única en Arequipa y la Dolorosa de la Caridad. Existe también la imagen de Santa Teresita del Niño Jesús y el altar a Jesús Nazareno.

TEMPLO DE SAN AGUSTÍN

Otra de las iglesias en donde también se está llevando a cabo trabajos de mantenimiento, es San Agustín, especialmente en el techo que es de calaminas. Se están cambiando las que están dañadas por nuevas para evitar que el agua de la lluvia pueda ingresar al interior.

Hace algunos años, se presentó la propuesta de cambiar el techo de calamina por uno de sillar, como el que tuvo originalmente, pero las autoridades de Cultura denegaron la propuesta, alegando que dicho techo forma parte también de la historia de la iglesia y que la mayoría de arequipeños así la conoció.

Compartir

Leer comentarios