Internacional

China construyó hospital en 10 días con material prefabricado

4 de febrero de 2020
China sorprendió al construir hospital en 10 días.

Expertos analizan esta proeza y concluyen que chinos utilizaron métodos que ya se emplean en Estados Unidos y Europa.

China prometió y cumplió. En solo diez días, el país asiático construyó un hospital para tratar a los afectados por el coronavirus El hospital Huoshenshan, que está ubicado en Wuhan y cuya construcción empezó el 23 de enero, está listo para atender a 1.000 pacientes del virus. Será operado por 1.400 miembros del personal médico de las fuerzas armadas que tienen experiencia en el tratamiento del virus SARS.

El pasado 23 de enero, las imágenes de las palas mecánicas, las excavadoras, las máquinas que vierten concreto, se hicieron virales en todo el mundo. Las transmisiones en vivo en video mostraban a los trabajadores laborando día y noche en un gigantesco terreno.

Luego siguieron las imágenes de las grúas levantando enormes piezas de metal que eran montadas por los obreros.

“Han reproducido la técnica norteamericana de construcción. Son expertos en imitar y acortar tiempos… Lo que sí es admirable es su empuje, su vitalidad y su capacidad de organización con un volumen de mano de obra ingente. Pero repito, no hay ninguna innovación”, dice al diario español “El País” el arquitecto Ramón Araujo, director del Máster de Construcción y Tecnología en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM) y autor del hospital Infanta Leonor de la capital de España.

El arquitecto agrega que el sistema de construcción es el mismo que el de un edificio de oficinas europeo: “Son estructuras metálicas prefabricadas que se unen con tornillos. Es posible levantar un piso cada día. Solo hay que colocar los módulos que vienen completamente montados, con sus ventanas y sus instalaciones. No van ladrillo a ladrillo. Es lo más parecido a montar un vagón de tren”.

“El País” explica que es la misma técnica que se emplea para la construcción de hospitales militares y de campaña para organismos como ACNUR o la FAO.

Para levantar la construcción de 25.000 m2 se requirió de todos los obreros que quedaban disponibles en Wuhan. En esta ciudad se detectó el brote de coronavirus y permanece en cuarentena desde el 23 de enero.

Durante la construcción, los obreros debieron someterse a recurrentes controles de temperatura, así como cumplir estrictas medidas de seguridad.

 
Compartir

Leer comentarios