Internacional

Colombia al borde de una crisis política por casos de violencia

1 de octubre de 2020
Violencia y abusos policiales imparables en Colombia.

Cuando se cumplen dos años de la llegada de Iván Duque a la presidencia de Colombia, los constantes asesinatos de líderes sociales, las matanzas y ahora las denuncias de abusos por parte de las Fuerzas Amadas a civiles tienen al Ejecutivo al borde de una crisis política.

El mandatario ganó las elecciones gracias también a la bandera de la seguridad que enarbola su partido, el Centro Democrático, fundado por el expresidente Álvaro Uribe. Su estrategia, sin embargo, ha fracasado. El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, fue citado por una decena de senadores para dar explicaciones por las más de 60 masacres que van en lo corrido del año. Mientras tanto, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, ha criticado la falta de empatía del Gobierno con las víctimas de violencia policial y la Corte Suprema de Justicia ordenó al gabinete de Duque a ofrecer disculpas por los excesos de la Policía durante las movilizaciones sociales de 2019.

La controversia se agudizó tras la respuesta esquiva del ministro a la orden de la Corte. Trujillo dijo que “la Fuerza Pública, en particular el Escuadrón Antidisturbios (Esmad), no incurre institucionalmente en excesos” y que, si los hubo, corresponden a “actuaciones individuales”. Sus palabras fueron interpretadas desde distintos sectores políticos como un desacato. Ahora, además del debate por las matanzas, un grupo de congresistas promueve una moción de censura en su contra para forzar su renuncia y la oposición quiere volver a las calles. El ambiente de inseguridad se extiende a los líderes políticos. En la noche del miércoles los escoltas de la exsenadora izquierdista Piedad Córdoba fueron atacados a balazos y ella anunció que teme por su vida.

El Gobierno ha insistido en que por detrás de las protestas de septiembre en Bogotá están el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las disidencias de la extinta guerrilla de las FARC y otras organizaciones criminales que “amenazan a la sociedad colombiana aprovechando la protección del régimen dictatorial de [Nicolás] Maduro”. Pero esa versión no convence a analistas ni a líderes políticos como a la alcaldesa de Bogotá, que se ha enfrentado públicamente al ministro Trujillo. “¿El candidato ministro de Defensa reconoce que fruto de su incompetencia entregó al ELN y a disidencias de las FARC el reingreso a las ciudades? ¿Reconoce que fracasó como ministro de Defensa? ¿Casualmente, solo se dio cuenta de su fracaso a la par del sistemático abuso policial?”, le respondió López por Twitter, haciendo referencia a sus aspiraciones presidenciales.

DATO

“Hay un deterioro indudable de la seguridad, el Gobierno está acorralado por la violencia policial y su respuesta es mostrar la bandera del miedo para hacerse indispensable de cara a las próximas elecciones”, explica el analista Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares).

Compartir

Leer comentarios