Arequipa

Comerciantes y ambulantes se apropiaron de calles y urbanizaciones de JLByR

6 de mayo de 2020
Alimentos vendidos en el suelo.

Vecinos se quejaron de la presencia de los comerciantes en las calles y pidieron a las autoridades controlen la situación.

Como consecuencia del cierre de los principales centros de abastos de la ciudad, diversas calles de Bustamante y Rivero, Cerro Colorado, Miraflores y otros, terminaron invadidas por vendedores ambulantes.

En algunos casos, como pasó por los alrededores de la plataforma Andrés Avelino Cáceres, las calles fueron prácticamente cerradas por el comercio ambulatorio y no permitieron el tránsito vehicular.

Así ocurrió cerca de la avenida Las Convenciones, del sector de Cerro Juli, Vidaurrázaga, y el ingreso al Cementerio de La Apacheta, entre otras, en donde se apostaron en las veredas y calles, cientos de ambulantes y también camiones pequeños con mercadería.

La decisión de cerrar los mercados sin ninguna planificación ni alternativas por parte del Comando COVID-19 ha sido duramente criticado por la población, especialmente por quienes viven por los sectores afectados, ya que se han visto expuestos al contagio del coronavirus, a la suciedad, basura, delincuencia, desorden y otros que traen como consecuencia este tipo de actividades.

Los alimentos eran comercializados en el suelo, apenas protegidos por una manta, por donde transitaban cientos de personas, algunos comerciantes ni siquiera tenían una protección bucal para evitar el contagio de la enfermedad.

El general Edward Gratelly estuvo inspeccionando la feria itinerante en Sachaca, donde se registró cierto orden en la compra y venta de los productos, felicitando a los organizadores; sin embargo, el caos y el desorden se apoderaron de otros distritos, hasta donde llegaron grúas de la Policía para llevarse los vehículos de los comerciantes y también de particulares que habían convertido las calles de urbanizaciones en estacionamientos públicos.

SIN TRANSPORTE

Otro hecho que ha afectado a los trabajadores, ha sido el retirar por completo el tránsito de unidades de transporte público, los que han tenido que caminar varias horas para llegar a su destino, hecho que tampoco fue planificado.

Son cientos de personas los que se perjudicaron por este hecho, de quienes trabajan en centros comerciales, farmacias, mercados, municipios, instituciones financieras y otros, los que se vieron obligados a tomar colectivos y taxis pagando tarifas altas.              

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios