Arequipa

Con cierre de cementerios se afecta a vendedores de flores

23 de octubre de 2020
Floristas afectados por cierre de cementerios.

El Comando COVID-19 recomendó que durante el 1 y 2 de noviembre no se  abran los cementerios y la mayoría de municipios ha comunicado este  hecho a la población, pero los más afectados con la medida, son los comerciantes de flores, tanto naturales como artificiales.

A estas alturas, ya había decenas de comerciantes ubicados en los alrededores del Estadio Melgar ofreciendo una gran variedad de coronas, especialmente para la venta al por mayor, muchos de los cuales llevaban a vender a provincias, trabajos que realizaban durante todo el año, pero que este año la venta ha sido nula.

Ernesto Choquehuanca, presidente de la Asociación Virgen del Carmen, que se ubica a  un costado del cementerio de La Apacheta, indicó que hay fechas especiales donde ellos pueden tener ventas especiales, como el Día de la Madre, el día de los enamorados y especialmente para Todos los Santos.

Señaló que durante el año, las ventas han sido mínimas y no todos los  propietarios de puestos han estado trabajando desde que se permitió la reactivación, hasta el momento algunos puestos permanecen cerrados solo para abastecer a quienes acuden acompañando a un féretro y para quienes  compran flores para adornar las casas.

En los cementerios de Arequipa es mínima la cantidad de personas que está accediendo al interior, para visitar a los difuntos, pues solo se permite ingresar a familiares directos cuando hay un entierro.

Informó que en Arequipa hay un promedio de 10 mil personas que viven del comercio de las flores, los que se dedican al cultivo, distribución y la venta, quienes han sido seriamente afectados económicamente durante  todo el año. Muchos otros se dedicaban a la importación de flores, especialmente rosas desde Colombia.

En estas fechas, no solo los que venden flores obtenían ingresos económicos, sino también decenas de personas, especialmente niños  conocidos como “los aguateros”, igualmente grupos de cantantes,  mariachis, y otros que ofrecían sus servicios en los cementerios. Alrededor de los cementerios se instalaban decenas de comerciantes para la venta de diversos artículos, pero especialmente de comida al paso y venta de licores, que este año no estará permitido.

Compartir

Leer comentarios