Política

Con no reelección cada año habrá malos congresistas

14 de noviembre de 2018

La fórmula de la no reelección de congresistas o autoridades no se ha visto en ningún otro país, y de aplicarse en el Perú, se corre el riesgo que cada cinco años se tenga nuevos malos congresistas, mientras se estaría dejando de lado a otros buenos representantes, indicó el analista político, Carlos Timaná.

Además cree, desde su punto de vista, que la no reelección de congresistas, es más un manejo político del presidente Martín Vizcarra, para atraer la popularidad de la gente, pero no se da cuenta que se les está quitando la posibilidad que decidan por una determinada persona.

“Lo ideal sería tener mejores candidatos para que representen a la población, pero el problema es que hasta el mismo gobierno se está quedando sin congresistas, debido a la renuncia que están presentando”, añadió.

Consideró que en el tema de la no reelección hay una equivocación, ya que no todos los congresistas son malos, hay muy buenos y deberían quedarse para no paralizar el trabajo del Parlamento, de lo contrario, cada cinco años se tendrá que tomar un tiempo para que se capaciten y ahí se va a perder tiempo y dinero y lo más probable es que se necesiten muchos más asesores de los que se tienen hoy en día.

En el caso de la bicameralidad, el especialista consideró que es más interesante plantear el Senado con representantes de una circunscripción nacional más que de macrocircunscripciones. Dijo que en el caso de los diputados sí deben ser elegidos por representación de proporcionalidad poblacional y por regiones.

“La mayoría de países que tienen una trayectoria democrática más sólida tienen dos cámaras como Brasil, Argentina, Colombia o Chile; pero los que tienen más debilidad como Perú, Ecuador o Venezuela solo tienen una cámara. Ahora no es que tener dos cámaras vaya a solucionar el problema de la corrupción, pero sí se puede lograr se tengan mejores leyes en el país”, añadió.

Considera que en lugar de enseñarle a los ciudadanos cómo votar en el Referéndum del 9 de diciembre, se debe capacitar a la población sobre los cuatro puntos por los cuales se va a optar, para que ellos, utilizando su capacidad de discernimiento, puedan decidir qué es lo que consideran mejor.

Compartir

Leer comentarios