Arequipa

Consejeros quieren vender tierras de Majes II en pequeñas parcelas

21 de octubre de 2020

Piden que sea aprobada en sesión de consejo.

Un nuevo golpe pretende dar un grupo de consejeros regionales a la población arequipeña y en contra del proyecto Majes Siguas II. Esta vez quieren que el Gobierno Regional de Arequipa venda 5 mil 200 hectáreas de terrenos a la Asociación Pampas Bayas, supuestos afectados por las cenizas del volcán Sabancaya.

Los consejeros regionales, Santiago Neyra Almenara de Caravelí y Tomás Wuile Ayñayanque Rosas de Condesuyos, solicitaron una sesión extraordinaria para tratar el tema y que la venta sea aprobada por el Consejo Regional, con el cual terminarían de hacer inviable el proyecto agro energético, porque no solo reduciría la cantidad de tierras, sino que esta asociación ocuparía áreas en donde se debe construir la infraestructura.

El exgerente de Autodema, Iván Díaz Robles, dijo que si esta venta se llegara a concretar, afectaría tremendamente al proyecto porque lo haría inviable, debido a que esta Asociación se ha ubicado precariamente en la cabecera de las Pampas de Siguas, donde han construido un galpón y tienen algunos plantones, pero que no tienen agua.

Por los años 93 o 94, un grupo de personas de Huanca, Taya, Lluta, Querque, manifestaron estar siendo afectados con las cenizas del volcán Sabancaya y así que decidieron hacer un “traslado de campiña” y eligieron las Pampas de Siguas, figura legal que no existe. A ellos también se han sumado pobladores de Quilca, aduciendo también la afectación de las cenizas.

“No solo le restaría 5 mil 200 hectáreas al proyecto, sino que este no sería viable, pues la inversión que se está haciendo en la ejecución del proyecto, está calculado en la venta de las 38 mil 500 hectáreas, no en menos y la venta del agua para todas ellas. De esta manera no sería rentable o se tendría que incrementar significativamente el costo de las tierras o del agua y nadie quería comprarlas”, añadió el especialista.

Para que se proceda a la ejecución de la segunda etapa del proyecto, el Gobierno Regional de Arequipa, debe entregar a la concesionaria la totalidad de los terrenos y luego recién así, exigir el cierre financiero; pero si se decide dicha venta, sería un problema más.

El área elegida por estos supuestos afectados, se encuentra en la cota 1800 que está destinada para la colocación de tuberías o los canales de agua, los vasos reguladores y lo más importante, allí estará ubicada la salida del túnel de la derivación de la bocatoma de Lluclla, en el río Siguas, que llevará el agua a las pampas.

En el dictamen presentado por los consejeros, se hace mención a un informe de Autodema, que señala que dicha área no se sobrepone con las áreas que estarán bajo riego; pero hasta el momento dichas áreas no están fijadas, porque forman parte de la adenda 13, señaló el consultor en  temas de irrigación.

Según la idea de esta Asociación, al hacer el “traslado” de su campiña, van a llevar agua desde su comunidad hasta ese sector a través de túneles, canales y tuberías, lo que demandaría una millonaria inversión.

Para los entendidos en el tema, será imposible que su proyecto se haga una realidad, por la parte económica y éstos pretenderían hacer una especie de “chantaje”, luego de tener la titularidad: “o me das el agua que necesito o no te permito ejecutar las obras”, puesto que allí además está ubicada la faja marginal, la zona de amortiguamiento del proyecto y además se debe ejecutar un canal para la derivación de las aguas de lluvia o excedentes.

“Es imposible que se  pueda vender las tierras que solicitan, porque se generará un desequilibrio económico y financiero al proyecto y no será de ninguna manera viable. En todo caso, primero se defina bien el área del proyecto y lo que sobre se les puede vender o en todo caso, si tienen tanto dinero para derivar las aguas como han planteado, que compren las parcelas al mismo costo que se subastarán las demás tierras”, señaló.

DATO

Lo que muchos no entienden, es a qué juegan las autoridades regionales, poniendo una serie de trabas al proyecto, puesto que ambos consejeros son afines a la gestión del gobernador Elmer Cáceres y no hacen nada sin recibir una orden de dicho despacho regional.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios