Medio Ambiente

Contaminación sonora: en Arequipa hay 191 puntos que superan los estándares permitidos

25 de abril de 2019
Se inició campañas para eliminar el ruido excesivo de los conductores.

La subgerencia de Gestión Ambiental de la Municipalidad Provincial de Arequipa detectó 191 puntos en la ciudad en donde la contaminación sonora supera los estándares de calidad ambiental. Claxon de vehículos de transporte público y privado, música estridente de tiendas de comercio y labores industriales son las principales causas de que la ciudad, de manera literal, se encuentre contaminada sonoramente.

Darly Rey Traverso, técnico de la subgerencia de Gestión Ambiental, explicó que en una investigación desarrollada en el 2018, a través de sonómetros, dieron cuenta que en distintos puntos de la ciudad se sobrepasa los niveles del estándar de calidad ambiental para el ruido establecidos por el Decreto Supremo 085-2003-PCM y el de la Ordenanza Municipal 269-2003-MPA.

Los niveles se encuentran de los 50 decibeles para protección especial, 60 decibeles para zona residencial, 70 decibeles para zona comercial y 80 decibeles para zona industrial.
Por ejemplo la calle La Merced tiene un valor de 71.6, la Av. Parra llega a 74.7 decibeles, la calle Sucre oscila de 65.8 a 71.6 decibeles, Villalta, Cruz Verde y Bomberos es de 70.4 a 76.7 decibeles, y otras como calle Rivero o Peral se encuentran de 69 a 72.4 decibeles.

A modo de prevención la subgerencia de Gestión Ambiental en coordinación con la Gerencia de Servicios a la Ciudad pondrá en marcha el proyecto “Arequipa sin ruido” a través de notificaciones y acciones de sensibilización. Las charlas y exhortaciones se realizarán en la Av. Goyeneche con La Salle, La Salle con la Av. Independencia, calle Paucarpata con Av. Goyeneche, Peral y Ayacucho, Santo Domingo con San Juan de Dios, Av. Salaverry con Av. Parra, Puente Grau y Parque Libertad de expresión.

“Para este año vamos a realizar un trabajo articulado con la Policía de Tránsito y Servicios a la Ciudad”, dijo el técnico.

En otro momento mencionó que proyectos como la peatonalización han colaborado a que ciertos niveles de contaminación se reduzcan a una cifra considerable. Es el caso de la calle Mercaderes que tras su peatonalización redujo los niveles de contaminación sonora de 75 decibeles a 62, dos puntos más sobre lo permitido, pero cercano a los niveles permitidos para este espacio. Parecida situación es la de las calles San Francisco y Santa Catalina que mantienen parecida cifra en un horario diurno. En el caso de la noche los niveles de ruido producto de la presencia de discotecas crecen desmesuradamente.

DATO

“Por las actividades de los establecimientos nocturnos los decibeles llegan a 78 decibeles a más”, dijo el especialista.

Compartir

Leer comentarios