Coronavirus

Coronavirus y diabetes: Precauciones y respuestas

28 de abril de 2020

Personas frágiles y con patologías crónicas tienen riesgo de contraer esta enfermedad.

La difusión de la infección por coronavirus (definido por la Organización mundial de la salud como SARS–CoV–2) ha alarmado los pacientes diabéticos, porque la primera información que se supo de esta enfermedad demostró que son las personas frágiles y con patologías crónicas, además de los ancianos, a tener mayor riesgo de tener mayores complicaciones por esta enfermedad.

Por Giovanni Linares Carreón

Cirujano reconstructivo-plástico

La comunidad clínica y científica del Instituto para la investigación en Diabetes de Milán, revalidan que los conocimientos sobre esta nueva infección humana, que apareció sólo en diciembre 2019 en la escena mundial, son limitados en temas de naturaleza, peligrosidad y duración de la epidemia, siendo también prematuro hablar sobre ellos, ya que cambia de hora en hora.

Es por ello que debemos tener mucha cautela en ofrecer sugerencias que no pueden ser apoyadas en evidencias y observaciones específicas, sólidas y rigurosas. Sin embargo, es posible dar algunas indicaciones, validadas por evidencias científicas de los primeros trabajos y de la información que tenemos de precedentes situaciones infecciosas y epidemiológicas.

Las personas con diabetes, en caso de infección por coronavirus, ¿corren mayor riesgo respecto a los no diabéticos?

Si, el pronóstico en las personas con diabetes que se enferman de coronavirus parece ser peor, aunque si no conocemos bien los detalles, las únicas estadísticas de las cuales disponemos provienen de China, donde la mortalidad ha resultado ser muy elevada en diferentes categorías de personas, entre las cuales están los diabéticos.

Lamentablemente no disponemos de más información importante, como la asociación entre riesgo y tipo de diabetes, tiempo en el que se tiene diabetes, edad, tipo de terapia que se sigue, presencia de complicaciones propias de la diabetes o de otras enfermedades concomitantes. Los mismos datos, fuera de la diabetes, indican que el coronavirus se agrava por otros factores como la edad avanzada (mayores de 60 años) y la presencia de enfermedades crónicas, como cardiovasculares, pulmonares y tumorales.

Las personas con diabetes, ¿tienen mayor riesgo de contraer infecciones por coronavirus?

No, de lo que sabemos, el riesgo es el mismo en toda la población. Algunas evidencias sugieren que el riesgo de contraer la infección podría ser mayor en sujetos con diabetes, si este se encuentra descompensado, pero aún este dato necesita ser confirmado.

¿Es solo en el caso de contagio de coronavirus que la diabetes constituye un factor de riesgo?

No, el paciente con diabetes, en general, está más expuesto a desarrollar complicaciones en caso de infección viral. Anteriormente durante una epidemia de enfermedades infecciosas, entre las cuales el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) e influenza H1N1, las personas con diabetes desarrollaron formas más graves e incluso muerte. Por lo que los diabetólogos y autoridades sanitarias aconsejan desde hace ya muchos años que los pacientes con diabetes se sometan a vacunación contra la influenza cada año. En este momento es difícil cuantificar exactamente cuánto el riesgo de severidad y mortalidad en los pacientes diabéticos haya aumentado en caso de infección con SARS-CoV-2 y solo la investigación a largo plazo dará información más clara en esta dirección, pero el riesgo es seguramente más alto respecto al paciente que no es diabético.

¿Qué cosa es lo que hace vulnerable a las personas con diabetes en caso de infección por coronavirus?

No lo sabemos, pero lo podemos intuir. Seguramente la edad avanzada de muchas personas diabéticas y la concomitancia de enfermedades cardiovasculares y probablemente renales. Las personas que aparte de padecer de diabetes han tenido infarto al miocardio o un ictus, operaciones quirúrgicas en coronarias (angioplastia, STENT, by pass), están en diálisis o trasplantados, son de mayor riesgo. No sabemos, en cambio, sí hay diferencias entre complicaciones para diabéticos de tipo 1 o 2, y respecto a las terapias en curso, en particular la insulina.

Se puede suponer en base a las precedentes experiencias con otras infecciones virales, como un común resfrío, un mal control de la diabetes, con glucosas y hemoglobinas glicosiladas elevadas, representen factores de riesgo incrementados.

Al momento los datos disponibles no nos permiten aún estratificar dentro de los diabéticos cuáles son los que tienen mayor riesgo. Es muy factible que el riesgo es mayor sobre los 60 años, para la diabetes de largo tiempo, con presencia de comorbilidad (por ejemplo, obesidad, enfermedades cardiacas, artritis reumatoide, etc.), para un grado de compensación glicémica no óptimo. Igualmente es muy probable que las formas severas de coronavirus sean ausentes o raras en pacientes pediátricos aún estos tengan diabetes. 

¿Qué deben hacer las personas con diabetes para reducir los riesgos de infección?

Lamentablemente no existe una vacuna y no existen fármacos eficaces. Por lo que se necesita seguir estrictamente las reglas generales. Algunas recomendaciones adicionales se deben tomar seriamente: no acudir a lugares con hacinamiento y con mayor elevado riesgo de contagio, como por ejemplo hospitales COVID-19, medios de transporte públicos, locales públicos, si no es estrictamente indispensable. Si es posible, privilegiar estar en casa, reduciendo salidas y contactos.

¿Qué deben hacer las personas con diabetes y sospechosos de estar infectados con coronavirus?

Valen las mismas indicaciones que en los pacientes sin diabetes, aislamiento social, activación de protocolos de higiene en casa y comunicación de la sospecha a los servicios de salud para las pruebas correspondientes.

Las personas con diabetes de tipo 1 deberán ser monitoreadas atentamente, para reducir el riesgo de cetoacidosis. 

Les dejamos el decálogo adoptado por Cirujanos a tu servicio:

  • Lavarse las manos frecuentemente.
  • Evitar el contacto cercano con personas que sufren infecciones respiratorias agudas.
  • No tocarse los ojos, nariz y boca con las manos.
  • Cubrir la boca y nariz con el antebrazo si se estornuda o se tose.
  • No tomar fármacos antivirales, ni antibióticos, sino son prescritos por el médico.
  • Limpiar las superficies con desinfectantes a base de cloro o alcohol.
  • Usar mascarilla frecuentemente.
  • No está demostrado que los animales domésticos difundan el virus.
Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios