Coronavirus

COVID-19: Testimonios de pacientes recuperados en hospitales del país

22 de abril de 2020

Un pequeño descuido y ya estaban infectados, aunque ellos creían que nunca les pasaría, que el virus nunca les alcanzaría, pero no fue así. Y tuvieron que luchar por sus vidas y les costó bastante el susto.

Hasta el momento en todo el país, ya numerosos pacientes regresan a casa o están totalmente recuperados. En Arequipa son más de medio centenar de personas que vencieron el coronavirus.

Luego de varios días de batallar contra el coronavirus en la red asistencial Sabogal de Essalud otro grupo de nueve pacientes fueron dados de alta.

Hay que considerar que existen dos tipos de alta en los casos de COVID-19. El alta hospitalaria, de aquellos pacientes que debieron ser hospitalizados y en algunos casos salieron del área de cuidados intensivos o derivados a la Villa Panamericana; y el alta de aquellos que siguieron tratamiento ambulatorio y que se aislaron en sus casas.  

JOVEN DE 36 AÑOS

Raúl Bernales Morales, es un joven de 36 años que despertó el pasado 27 de marzo con un fuerte dolor de cabeza y malestar que lo hizo tomar la decisión de aislarse de sus familiares por prevención. 

Al segundo día los síntomas se intensificaron: dolor de cabeza y garganta, dificultad de respiración que se sumó al asma que padece. Entonces decide que debía hacerse la prueba para descartar el contagio. Al intensificarse los síntomas acudió a un centro de Essalud donde sufre un estado de shock que fue tratado de inmediato e internado en el hospital Sabogal. 

Posteriormente fue trasladado a un aislamiento total en la Villa Panamericana de Villa El Salvador donde fue controlado. El paciente dio testimonio de lo difícil que fue vencer la enfermedad al tener fuertes dolores y malestar; sin embargo, gracias al ánimo que recibió del personal médico pudo sobreponerse a este mal.

En todo el país, numerosos pacientes son dados de alta, luego de vencer al COVID 19.

Lo más difícil de todo fue aislarse de su familia, según relató. El pasado fin de semana recibió al fin el alta aunque aún debe seguir las indicaciones médicas.

“Yo siempre fui una persona muy cuidadosa y tomé todas las precauciones para evitar contagiarme, siempre pensamos que nunca nos pasará, pero no sé en qué momento me contagié de este virus”.

Otro tipo de alta es aquel de tratamiento ambulatorio que se da a los pacientes COVID positivos que no presentan síntomas de consideración y son enviados a sus casas para llevar una absoluta cuarentena y aislamiento dentro de sus propios hogares. 

AISLADO EN SU HOGAR

En este caso se realiza el monitoreo telefónico de los médicos que llaman varias veces al día para informarse de la evolución del paciente.

Un caso de estos corresponde a una paciente que prefirió reservar su identidad pero que declaró ante cámaras para compartir su testimonio: 

“Mi caso fue la de un paciente asintomático que dio positivo a la prueba de COVID-19. Los doctores entonces me recomendaron que me mantenga aislada en mi hogar. En buena hora que accedí a sus recomendaciones pues al no tener ningún síntoma habría contagiado a muchas personas más si hubiese desobedecido las reglas», anotó tras 18 días de cuarentena.

Recomendó a quienes resulten diagnosticados como positivos, tomar los informes con calma y no angustiarse porque eso puede influir en una baja de las defensas.

El neumólogo Oscar Quintana, encargado de la sección de COVID-19 del Hospital Mongrut, señaló que este es el segundo grupo dado de alta, lo que motiva a los profesionales de la salud de ese nosocomio.

Ellos no solos velan por los hospitalizados, sino que también llevan el monitoreo telefónico en caso de las cuarentenas en casa. Cada elemento que conforma este monitoreo está satisfecho con estos logros. 

El especialista añadió que los grupos de alta son solicitados a donar una unidad de sangre que los ayude en el enorme reto de encontrar la cura para este mal.

El galeno mostró las placas radiográficas de la evolución de un paciente haciendo una comparación y mostrando cómo se encontraban sus pulmones al ingresar al tratamiento y su evolución al día del alta, es decir una situación favorable en menos de un mes.

Gladys Angulo logró recuperarse satisfactoriamente, luego que fue contagiada con el virus.

EX MINISTRA RECUPERADA

Luego de cumplir más de tres semanas de cuarentena por haber dado positivo a coronavirus, la ex ministra de Salud Zulema Tomás comentó que, gracias al aislamiento dentro de su casa, reposo absoluto, ingesta de mucho líquido y una alimentación rica en proteínas pudo vencer al COVID-19.

La extitular de Salud explicó que cuando el coronavirus ingresa al cuerpo se produce una lucha interna entre este y el sistema inmunológico, por esa razón es fundamental tomar mucho líquido y consumir una dieta rica en proteínas.

“Uno pierde líquido porque se suda mucho a causa de la fiebre. Es recomendable ingerir dos litros de líquidos como agua, linaza o jugo de naranja, además de comer carne de pollo, pescado, hígado, lentejitas, y lo necesario para fortalecer nuestro sistema inmunológico”, indicó. 

Agregó que desde que le dieron los resultados cumplió la normativa sanitaria para pacientes con COVID-19 que se recuperan en casa. Es decir, se aisló de su familia, separó todos sus utensilios de comida y limpieza, se aseó permanentemente las manos y usó mascarilla para evitar contagiar a sus seres queridos. 

Tomás fue enfática al comentar que el reposo absoluto también es muy importante en el proceso de recuperación, pues ella, dijo, estuvo recostada, sentada y echada durante los diez primeros días de cuarentena para evitar perder energías que las defensas del cuerpo necesitan para destruir al virus.

Tomás reconoció que los mensajes de aliento, solidaridad, oraciones de familiares, amigos y pacientes contribuyeron a su recuperación. “Me siento muy agradecida por eso”, manifestó.

Hizo un llamado a la población para que no espere las pruebas moleculares o rápidas para descartar COVID-19 porque son pruebas auxiliares de ayuda diagnóstica. “La sintomatología es la que manda en este momento”, precisó.

Raúl Bernales Morales, otro de los pacientes recuperados.

OTRAS HISTORIAS

Apenas podía creerlo, sus ojos se llenaban de lágrimas mientras salía del hospital Guillermo Almenara, cogiendo las manos de quienes la atendieron durante varios días y que ahora aplaudían su partida. Gladys Angulo logró superar el virus. Ella siente que ha vuelto a la vida y muestra su agradecimiento a los médicos y enfermeras que la asistieron.

“Si no fuera por ellos no estaría acá con mi familia. Mis hijos están muy pequeños todavía, yo tengo que sacarlos adelante, esto es delicado aún; muchísimas gracias, la verdad, todo esto me llena de emoción, no esperaba tanto, muchas gracias, es una nueva oportunidad de vida”, señaló.

Gladys fue hospitalizada el 30 de marzo pasado, tras presentar un cuadro grave de insuficiencia respiratoria. Ya entubada permanecía en una cama de cuidados intensivos del nosocomio, tras someterla a la prueba de descarte se determinó que su caso se sumaba a la larga lista de infectados con el virus.

Su cuadro se agravó y desde el 7 de marzo estuvo conectada a un ventilador mecánico. Con esfuerzo y dedicación los médicos y personal asistencial del hospital Almenara lograron mejorar su estado. 

Hace una semana dejó el respirador artificial, unos días más y pasó a cuidados intermedios tras presentar avances en su recuperación. Hoy fue dada de alta y regresó a casa, venció a la enfermedad. A sus 50 años logró superar quizá el momento más difícil de su vida.

De igual forma, Arturo Gómez Ninaya, de 43 años, acaba de retornar a su vivienda tras permanecer en la unidad de cuidados intensivos del mismo nosocomio. Tenía neumonía y fue necesaria la ventilación mecánica. Su pronóstico era reservado. 

Sin embargo, hoy su lucha terminó, salió victorioso y los médicos le dieron el alta; ahora está de regreso en casa, feliz. Dice que Dios le ha brindado una nueva oportunidad y no está dispuesto a desperdiciarla.

“Llegué mal, bastante mal, y aquí me recuperé, no estoy al ciento por ciento, pero empezamos a vivir de nuevo, con una nueva oportunidad, y que Dios los bendiga a cada uno de ustedes”, manifestó.

Ambos pacientes fueron conducidos en ambulancias de EsSalud a sus domicilios. Sus familiares están felices por el retorno; pero advierten, por experiencia propia, que el virus puede estar en cualquier lado y que es mejor quedarse en casa.

Zulema Arenas, ex ministra de Salud fue contagiada apenas se inició la cuarentena.

DATO

Historias significativas que dan mucha esperanza, en medio de esta emergencia sanitaria y que se repiten en todo el país. (Tomado de Andina)

El valiente testimonio de jubilado de 72 años que venció al COVID-19

Compartir

Leer comentarios