Columna

¿Cuándo nos hemos dejado? Luchemos

7 de abril de 2020
Foto: Luchemos

Por: Lucas Z. Granda

                 Muchos gobiernos autoritarios, democráticos, neoliberales, socialdemócratas, le han declarado la guerra a un adversario en común, enemigo que no tiene cuerpo físico, ni armas nucleares, tampoco realizo una carrera armamentista de años, pero está devastando a muchas naciones, obligando a mandatarias y mandatarios a declarar la cuarenta obligatoria en sus territorios, quebrantando sistemas de salud enteros, negando el derecho al libre tránsito a la ciudadanía en el mundo, batiendo record en la historia económica, política y social en las crisis que ha tenido que afrontar la humanidad como especie.

                Son muchos los estragos que podríamos escribir en este espacio, porque para tener ejemplos solo basta prender la televisión. Ya no es momento de problematizar la dimensión de la crisis, menos aún si se busca crear miedo y zozobra en la población. Los diagnósticos se realizan por horas, de ello no hay inconveniente porque no se van a dejar de realizarlos, evaluando las medidas a implementar, sin dejar de lado la investigación científica como brazo derecho para afrontar la crisis, claro que la desigualdad aquí es abismal, considerando a la línea ecuatorial como una referencia de los países que están por debajo y por encima del desarrollo, multidimensionalmente desiguales. A pesar del contexto Latinoamericano y en el Perú, se sigue firme en las medidas preventivas, luchando por la vida.

                Las medidas tomadas por el gobierno son necesarias, es difícil de dirigir las reglas para el sector informal y la ciudadanía en general que vive de las ventas diarias o de lo que produce al día, pero es eso o exponerte a un fallecimiento. Para poder generar algunos ingresos y satisfacer la demanda de tapa-bocas por la población, que ahora puedan ser de tela, se ha aprobado el protocolo para su elaboración por el Ministerio de Salud (MINSA), siendo una buena noticia para los micro-comercializadores y artesanos locales que puedan encontrar un ingreso al no recurrente antes de la cuarentena.

No, no se acaba el mundo, tenemos que seguir firmes. Tal vez las actividades que se puedan recrear en el hogar ya son rutinarias y generan un cansancio emocional, las conversaciones interminables con diferentes miembros del hogar es una trinchera de lucha inacabable. La calle era un desfogue para pensar, socializar y distraerse, ahora hay que adecuar la casa y el espacio disponible, designando áreas de esparcimiento y de descanso. Cada miembro del hogar tenía un ritmo de trabajo, actividades y traslados, ahora utilicemos este periodo de tiempo para reflexionar sobre lo que queremos ser, a donde queremos ir, como queremos vivir, los sueños y las utopías deben ser el resguardo de no salir ni transcurrir los espacios públicos.

                Todas las medidas sanitarias y de higiene se tienen que hacer obligatorias en los hábitos del hogar, este punto en la guerra contra el enemigo es innegociable y tiene que hacerse sin pestañar. Ahora, las actividades de ocio y de esparcimiento es un problema que se puede agravar con los días de la cuarentena social obligatoria, pero tenemos que hacerlo como sociedad, respetar la institucionalidad y obedecer al mandato ciudadano.

                Las campañas publicitarias en todo el mundo se están realizando, con el único fin de concientizar a la población que se quede en casa, a respetar el estado de aislamiento. Por qué hay muchas anécdotas que se están yendo sin ser contadas, porque no hay manos en los hospitales que sujeten a tu ser querido antes de que muera, porque muchos nietos dicen adiós sin que sus abuelos los escuchen, porque no puedes velar a nadie ni recordarlo en reuniones familiares. Nos estamos despidiendo y sin poder hacerlo.

                Que difícil ha de ser estar en una cama sola y esperando que tu organismo reaccione al tratamiento. Se puede ayudar a la lucha, todos estamos dentro de la cancha, no sabemos cuánto durará el partido, vamos a seguir moviéndonos dentro de nuestros hogares. #YoMeQuedoEnCasa.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios