Cultura

Toro Muerto apunta a convertirse en patrimonio ante la Unesco

El Complejo Arqueológico Toro Muerto, ubicado en el distrito de Uraca-Corire, en la provincia de Islay, será postulado ante la Unesco para convertirse en Patrimonio Cultural de la Humanidad. De lograrse el objetivo, sería el segundo paraje de Arequipa en obtener el título, luego del Centro Histórico de la ciudad (noviembre de 2000).

11 de julio de 2018

El Complejo Arqueológico Toro Muerto, ubicado en el distrito de Uraca-Corire, en la provincia de Islay, será postulado ante la Unesco para convertirse en Patrimonio Cultural de la Humanidad. De lograrse el objetivo, sería el segundo paraje de Arequipa en obtener el título, luego del Centro Histórico de la ciudad (noviembre de 2000).

Toro Muerto es un santuario de más de 5000 hectáreas (has), donde se calcula que existen 3000 petroglifos, una especie de dibujos o imágenes grabadas sobre piedras donde se describe la vida cotidiana de culturas como Nazca, Wari, Chuquibamba e Inca. Es considerado el repositorio más grande del Perú. En 2005 fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación.

El expediente para la postulación empezó a ser elaborado en abril pasado por la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC). Actualmente se encuentra en 30% de avance, según explicó el arqueólogo Marco López Hurtado, representante en la DDC para este proyecto.

Se estima que a fin de año, el documento esté listo para ser elevado ante la Oficina de Patrimonio Mundial del Ministerio de Cultura. Por su parte, debe entregar el expediente ante la Unesco para que inicie con la evaluación, que podría durar entre dos y tres años.

Parte del expediente contempla la elaboración de un registro de petroglifos y planos de la zona. Esta labor se apoyará en archivos que hizo una misión polaca en el año 1996, donde contabilizaron 1600 de estos vestigios. La DDC pedirá este archivo para facilitar las labores.

PUESTA EN VALOR
Para la postulación es necesario mejorar la situación del complejo arqueológico. Actualmente, este se encuentra en riesgo por falta de presupuesto. Al menos 50 hectáreas de la zona fueron invadidas por agricultores del lugar. Hace dos años la Procuraduría del Ministerio de Cultura ordenó el desalojo. Este se produjo pero los ilegales nuevamente regresaron.

Además, hay aspectos como la señalética del lugar e infraestructura deteriorada que debe cambiar para que la Unesco le conceda el título.
Este mejoramiento se realizará con el aporte de la minera Zafranal. La compañía ayer firmó un convenio con la DDC para iniciar el proyecto de puesta en valor del complejo. La empresa aportará S/ 120 mil para este propósito.

El gerente de Gestión Social de Zafranal, Marco Balcázar, indicó que las obras incluyen el mantenimiento y reparación de las zonas de acceso, así como el resane y pintado de muros, mantenimiento de instalaciones sanitarias y eléctricas, cercado perimétrico, mejoramiento de áreas verdes. Además se demarcará los circuitos y recorridos y se construirán asientos y estructuras para la sombra.

Compartir

Leer comentarios