Arequipa

Diabetes e hipertensión en tiempos del coronavirus

5 de julio de 2020

El paciente obeso, diabético y/o hipertenso, especialmente de edad avanzada, deben ser particularmente estrictos en las medidas preventivas.

Está bien establecido que el riesgo de muerte por la infección del coronavirus aumenta dramáticamente en personas con diabetes, hipertensión arterial, obesidad y edad avanzada.

Por: Numa Tamayo B.

Médico internista-endocrinólogo CMP:10399

Ello tiene que ver con la eficiencia de nuestro sistema inmunológico que es el que nos defiende de las infecciones. Es sabido que nuestra inmunidad disminuye con la edad, pero también con enfermedades como la diabetes mellitus, la obesidad y otras enfermedades crónicas que afectan el sistema defensivo del cuerpo.

La infección de la COVID-19 tiene 3 fases bien definidas: Una fase inicial que puede ser asintomática o tener síntomas leves como, fiebre, tos, congestión nasal, dolor de garganta y malestar general; una fase intermedia o neumónica, que además de lo anterior puede incluir, dolor toráxico, dificultad respiratoria progresiva e hipoxia; finalmente una fase severa, que puede además, llevar a la llamada “tormenta de citoquinas”, con el aumento rápido de sustancias inflamatorias (citoquinas), se caracteriza por inflamación severa y coagulación intravascular diseminada con trombosis (formación de coágulos en diversos órganos), lo que muchas veces lleva a la muerte.

No todos los pacientes tienen las 3 fases mencionadas, la mayoría (80 %) solo tienen la fase 1 y luego se recuperan, un 15 % avanzan a la fase 2 y luego se recuperan más lentamente, pero el 5 %, desafortunadamente terminan en la fase 3 o severa que requieren hospitalización en UCI y muchos de ellos respiración mecánica, la mortalidad en estos casos es de casi el 80%.

Como se dijo anteriormente las personas con factores de riesgo (no necesariamente de edad avanzada) tienen más posibilidades de estar en el 5% de los casos y morir por la infección.

El tratamiento de la COVID-19 es controversial, porque no existen todavía estudios clínicos de calidad que permitan dar recomendaciones basadas en evidencia. La informalidad y la desinformación han invadido las redes sociales prometiendo curas mágicas, los pseudocientíficos han proliferado y hacen difícil diferenciar qué información es útil y cuál simplemente no.

Medicamentos tan populares entre nosotros como la hidroxicloroquina y la ivermectina no han demostrado en estudios clínicos aleatorios ser eficaces para prevención y/o tratamiento de la COVID-19, y se debieran usar sobre bases estrictamente experimentales y con monitoreo médico cercano, por el riesgo de efectos colaterales indeseables.

La automedicación es desde todo punto de vista peligrosa y no recomendable. Aquellos que usan hidroxicloroquina o ivermectina “para prevenir la infección” por coronavirus corren el riesgo de NO evitar la infección o tener efectos secundarios potencialmente serios.

El paciente ya infectado de coronavirus asintomático no necesita tratamiento, los que tienen síntomas leves deben usar medicamentos para tratar los síntomas bajo supervisión de su médico, los que ya tienen síntomas de las fases 2 y 3 deben urgentemente ser hospitalizados.

Los métodos preventivos de probada eficacia los conocemos todos, el distanciamiento individual, uso de mascarillas protectoras e higiene estricta con lavado de manos frecuente, nunca deben ser reemplazados por uso de medicamentos de dudosa eficacia.

El paciente obeso, diabético y/o hipertenso, especialmente de edad avanzada deben ser particularmente estrictos en las medidas preventivas mencionadas, pero además hacer esfuerzos para controlar su diabetes y/o hipertensión lo mejor posible, continuar el tratamiento médico prescrito,   no descuidar las visitas a su médico primario para sus controles, hacer énfasis en una dieta saludable y hacer ejercicios físicos regulares en casa.

DATO

La pandemia del coronavirus está poniendo a prueba nuestra resiliencia, y la voluntad de sobrevivir que caracteriza a los seres humanos y lograremos superar este nuevo desafío.

Compartir

Leer comentarios