Arequipa

Dos años sin Feria Internacional del Libro y su futuro incierto

27 de noviembre de 2017
Dos años sin Feria Internacional del Libro y su futuro incierto

Artequipa, organizador de la actividad, no se pronuncia. Librería San Francisco pidió que retorne evento. El director de la biblioteca regional respaldó que vuelva la FIL.

La tierra del Premio Nobel a la Literatura, Mario Vargas Llosa, no tiene una feria del libro. La Feria Internacional del Libro de Arequipa (FIL) desapareció desde hace dos años. La última vez que se realizó fue en una universidad, en las instalaciones que dejó Perumin. Ahora su futuro es incierto.
Artequipa, organizador de la FIL Arequipa, promovió la feria como un gran espacio cultural para la venta de libros, la presentación de
autores locales, nacionales e internaciones y eventos culturales. 
El 2015 fue el último año que se realizó la actividad. Con 40 expositores (editoriales, fondos de universidades, librerías y distribuidores), cerca de 60 mil títulos de variados temas.
Estimaron más de 100 mil asistentes en los trece días del evento.
 
 
Sin embargo, aquel año ya se escucharon voces del riesgo de suspender la feria del libro. Tuvieron problemas para encontrar auspiciadores para asumir los gastos. Faltó apoyo de las entidades públicas. 
Lo que vino luego ya es conocido, dos años sin feria internacional del libro. Desapareció de la escena. El Gobierno Regional de
Arequipa (GRA) fue uno de los principales colaboradores de la feria, sin embargo, retiró su aporte.
Como presidente de Artequipa, ente organizador de la FIL, sigue César Iquira Arróspide. La dificultad es que él labora en
Lima. Entre los integrantes de Artequipa están la Alianza Francesa, Centro Cultural Peruano Norteamericano, Centro Cultural  Peruano Alemán, las universidades San Agustín y Católica.
 
 
El director de la Alianza Francesa, Florent Voiret, está un año en el cargo, indicó que la organización “está en stand by (espera)”. No está activa, hace un año que sus integrantes no se reúnen para hablar del tema.
Está de acuerdo que retorne la FIL, porque fue un evento exitoso. Sin embargo, advirtió que es más difícil y por eso no está convencido que pueda concretarse porque hay mucho por hacer. Se necesitaría el apoyo económico del GRA, y los municipios. “Es más difícil que un evento nazca luego de dos años que fue interrumpido, no significa que no sea posible”, apuntó.
Opinó que todos los responsables de cada institución deben expresar su voluntad de respaldar la feria, y gestionar la obtención del presupuesto para la organización de una nueva edición de la FIL.
 
 
RETORNO
El director de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, Mario Rommel Arce, opinó que la FIL debe retornar, pero depende
de Artequipa u otra organización independiente. “Sería importante que retornara la actividad, eso debe recaer en la responsabilidad de una organización independiente, que busque aliados, socios”, indicó.
Para Rommel depende de Artequipa porque fueron los promotores
de la marca, lograron apoyos de colaboradores. “Artequipa, ellos son los dueños de la marca, los organizadores”, apuntó.
Mencionó que el GRA fue uno de los aportantes para la FIL, pero suspendieron el apoyo por la situación económica de la entidad. Además, asumieron el compromiso con el Hay Festival, que también fue afectado este año con la asignación de menos  recursos.
 
 
Comentó que la FIL tenía dos fines, la venta y los eventos de presentación de libros, conversatorios. Ahora con el Hay
Festival “ese espacio ha sido cubierto” con invitados reconocidos, y la venta de libros.
Rommel resaltó las pequeñas ferias que están organizándose donde ha observado editoriales de Lima y editoriales independientes.
El dueño de la librería San Francisco, Javier Ochoa Velasco, respaldó el retorno de la FIL, al ser un punto de concentración de miles de lectores, editoriales, librerías, distribuidos de libros y la calidad de los libros era buena, con precios cómodos; además traían buenos expositores.
 
 
Mencionó que la FIL no tiene apoyo económico porque el dinero fue destinado para el Hay Festival, al menos el aporte  importante del GRA. Opinó que al estar el festival de ideas es bastante difícil que retorne la FIL. Para Ochoa las ferias de libros que se están realizando no tienen la misma acogida, porque no tienen todas las editoriales que traía la FIL. «Las ferias que se están realizando tienen una  aceptación del 50%, son más limitadas. La FIL tenía un nombre, estándar de calidad y los organizadores eran instituciones de prestigio», apuntó. En la FIL, las  librerías San Francisco, vendían en promedio de 2 mil 200 libros. 
 
CIFRA
S/ 400 mil costaba la organización de la Feria del Libro. El aporte del GRA bordeaba los 150 mil soles. 
 
Compartir

Leer comentarios