Economía

Como evitar que deudas de tu cónyuge afecten tu patrimonio

17 de mayo de 2018

Las parejas próximas a celebrar el matrimonio pueden elegir entre dos regímenes patrimoniales que tutelarán los bienes y obligaciones económicas de su futura unión: la sociedad de gananciales o la separación de patrimonios.

En el primero de los casos, los bienes adquiridos durante la relación conyugal pertenecen a la pareja; mientras que en el régimen de separación de patrimonios, cada cónyuge conserva a plenitud la propiedad, administración y disposición de sus bienes presentes y futuros. Para este último, se requiere la elaboración de una escritura pública y su posterior inscripción en el Registro de Personas Naturales de la Sunarp.

El régimen de separación patrimonial entra en vigencia desde su inscripción ante la Sunarp y −según establece el artículo 328 del Código Civil− evita que las deudas del futuro cónyuge afecten al matrimonio, ya que éstas deberán ser pagadas con los propios bienes del deudor sin afectar los de la sociedad conyugal.

La separación patrimonial se puede concretar en dos momentos: antes de celebrarse el enlace civil de la pareja y durante el matrimonio, a través de la sustitución del régimen patrimonial, según boletín de la Sunarp.

Esto quiere decir que hasta antes de la celebración del matrimonio, los futuros cónyuges pueden otorgar escritura pública para optar por el régimen de separación de patrimonios; de no hacerlo, regirá por defecto el régimen de sociedad de gananciales.

Estando ya casados, la pareja puede sustituir su régimen de sociedad de gananciales para regirse por el de separación de patrimonios, previa liquidación de bienes si es que los adquirieron desde la celebración del matrimonio; por lo que desde esa fecha mantendrán la propiedad, administración y disposición de sus bienes presentes y futuros y le corresponden los frutos y productos de dichos bienes, agregaron.

Compartir

Leer comentarios