Arequipa

Editorial: Colectivos en Arequipa

15 de mayo de 2020
Transportistas que no se adapten a protocolos no podrán trabajar.

En otra de sus pocas acertadas decisiones, el Congreso de la República pretende imponer en todo el país, menos por supuesto en Lima y Callao, el sistema de funcionamiento legal de los automóviles que se convierten en colectivos.

Hasta hace unos años existían en la ciudad muchos carros, sobre todo los de gran tamaño y también antiguos que se detenían en las esquinas para tomar pasajeros a los que se cobraba casi igual que en un bus.

Lo cierto es que cuando aparecieron las combis, los colectivos fueron heridos de muerte, porque en los vehículos entraban más pasajeros que en las lanchas que hacían viajes de gente que no se conocía al subir.

Ahora en Lima los colectivos están negados en existencia, no los permiten y se explica que la razón es que son vehículos que favorecen la contaminación y el contagio del temible mal.

Los hay en las calles limeñas, pero funcionando como piratas y a pesar de los esfuerzos de policías y soldados, no han podido alcanzar el objetivo de tener vida propia.

Pero el Congreso aprobó una norma que podrá ser observada por el Ejecutivo la cual en los colectivos seguirán vetados en la provincia constitucional y en la capital del país, pero si podrán funcionar en provincias, y especialmente, en sitios como Arequipa, donde para colmo de males no hay servicio de transporte público.

Desde luego seguirán siendo ilegales, mientras el Ejecutivo no reglamente la ley o no lo observe, si lo hiciera tendrá que regresar a comisiones para que se estudie o se acepte una propuesta modificatoria que haga el presidente Vizcarra y su ministro, Carlos Lozada.

Los colectivos han sido autorizados para funcionar en todo el país, incluyendo Arequipa por una ley del Congreso que puede ser observada por el Poder Ejecutivo que no los quiere ni ver en Lima, pues asegura que contribuyen a contaminar ambiente y a permitir el contagio del COVID-19.

_______________________

Editorial: Marchas y contramarchas en el COVID-19

Compartir

Leer comentarios