Editorial

Editorial: El equilibrio de poderes

Por elpueblo / 19 de diciembre 2018

Hay muchos ciudadanos que mostraron preocupación y alarma por la victoria lograda por quien a partir del 1 de enero será el gobernador de Arequipa y esa preocupación tiene fundamento en apresurados decires de la nueva autoridad durante la campaña electoral y en los cuestionamientos hechos públicos sobre obras de trascendencia como el proyecto Majes Siguas II, las nuevas inversiones mineras en el departamento y un entendimiento de fuerzas afines que podrían traducirse en una especie de macrorregión antisistema.

Los empresarios locales han sido claros en precisar esa preocupación y en reclamar que no se condene a Arequipa a una nueva postergación en sus posibilidades de desarrollo por pronunciamientos apresurados y por acciones preocupantes.

Afortunadamente se advierte que en la composición del Consejo Regional de Arequipa puede estar el contrapeso necesario y suficiente a cualquier exceso que pregonado que haya sido durante la campaña electoral ponga en riesgo el apoyo del gobierno central y un razonable entendimiento con los sectores emprendedores que han hecho de Arequipa una región privilegiada del país.

Si conseguimos que las universidades y los colegios profesionales logren un diálogo franco y técnico con las nuevas autoridades regionales y municipales, es bueno el porvenir por llegar.

Hay miles de millones de dólares en inversión privada y otros tantos en inversión pública como para que pretendamos darnos el lujo de demorar el arribo de tales capitales o de ponerles traba demorando la solución al problema del empleo y las posibilidades de agroexportación en el caso de Majes II.

Por eso no nos cansaremos de demandar que las autoridades elegidas escuchen los consejos de los que más saben y sepan aceptar las realidades técnicas que en cada caso se planteen y merezcan un estudio desapasionado sobre asuntos tales como el transporte público de pasajeros, la mejora en los servicios y la atención que los jóvenes y niños reclaman para atender los servicios públicos y generar empleo donde ahora hay grandes necesidades de que sean suficientes para atender la demanda existente.

Todos tenemos la conveniencia y necesidad de aportar a un proceso de mejoramiento de Arequipa impuesto por las realidades de una sociedad cambiante y de una demanda evidentemente insatisfecha en el campo social y del empleo.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar