Arequipa

Editorial: La cuarentena en Arequipa

11 de mayo de 2020

Es verdad que en el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros bajo la presidencia de Martín Vizcarra solo se consideró como la zona más neurálgica de la epidemia el norte del país y la región Loreto. Pero es de advertir que en Arequipa se ha producido un fenómeno negativo, pues empezamos con un bajo número de víctimas y consecuentemente con menores casos positivos del virus.

En Arequipa estamos muy cerca de alcanzar los niveles de las seis regiones donde más daño ha hecho el coronavirus, donde hay más muertos y donde también hay más violaciones a las normas de aislamiento y menor interés en la población en respaldar los esfuerzos de policías y militares.

Las autoridades del Ministerio de Salud y los miembros del comité operativo de lucha contra el COVID-19 en Arequipa que lidera un alto jefe militar, se han visto en dificultades para conseguir que en su mayoría la población reconoce la necesidad de respaldar la acción de médicos y enfermeras y de las autoridades en general para reducir los índices de muerte y contagio que se están registrando.

Ahora estamos en el séptimo lugar entre las regiones del país solo inmediatamente después del norte y de Loreto y amenazamos con llegar a los lamentables extremos de los que sufren muerte y angustia en Lambayeque, Tumbes, La Libertad, Ancash y Loreto.

La reacción que se requiere de la opinión pública es evitar aglomeraciones que se producen aquí y allá en los mismos lugares esto es mercados, bancos y medios de transportes. Sí allí está el mal, el remedio también se encuentra en esos sitios y hay que actuar con firmeza para hacer entender a la gente que no hay otra forma de derrotar al virus que cumplir las órdenes del toque de queda.

La cuarentena no ha tenido el éxito esperado en Arequipa y por eso conviene que la ciudadanía preste concurso generoso a la tarea de salvar vidas y de evitar contagios.

___________________

Editorial: El caso de Loreto

Compartir

Leer comentarios