Editorial

Editorial: La solución sobre Tía María debe apurarse

Por elpueblo / 9 de septiembre 2019

La larga huelga que afecta al valle de Tambo debe terminar a la brevedad posible, pues el daño inferido a la economía del lugar puede considerarse desastroso.

Hay sectores como el de educación y el de construcción civil que han sufrido tan grandes y graves consecuencias, que más de 3 mil alumnos están en riesgo de perder el correspondiente año académico, y en las obras de levantamiento de edificios públicos y privados la paralización es de tal gravedad que el malestar de los propios obreros es manifiesto.

Además, han surgido fisuras visibles entre los alcaldes distritales y los presidentes de las juntas de usuarios o de defensa, quienes esperan soluciones prontas, que a tenor del paso burocrático del Consejo Nacional de Minería solo pueden esperarse para la segunda quincena de octubre.

La verdad es que el conflicto de Tía María no puede esperar una semana más, es necesario arreglar un conflicto que asume dimensiones nacionales y que afectará, sin duda alguna, la imagen de Arequipa como tierra de aliento a la inversión, y la eficacia del Estado como parte activa de la solución requerida.

Ahora se vuelve hablar de agitación social y de malestar por parte de la Federación de Trabajadores y del Frente de Defensa de la provincia de Islay.
Hay daños ya producidos y también la promesa de una solución que no puede alcanzarse por la ausencia de una definición del Consejo Nacional de Minería que analiza la cancelación o no de la autorización para iniciar los trabajos de extracción de mineral.

Lo que se quiere son soluciones, pues la época de las palabras ya pasó y no lo hizo sin ocasionar daños adicionales a la situación original.

Este sería el mejor momento para intentar el inicio de un diálogo sobre Tía María bajo el aliento del Gobierno que no puede renunciar a ser árbitro de la diferencia entre agricultores y mineros.

Compartir

Leer comentarios