Arequipa

Editorial: Los obstáculos de la burocracia

3 de junio de 2020
Transporte público se restablecerá el lunes próximo.

Los monólogos casi diarios que el presidente, Martín Vizcarra, tiene en la televisión oficial parecieran permitir el regreso a una relativa normalidad en el trabajo de millares de personas quienes encuentran dificultades para cumplir en hecho lo que se ofrece en palabras.

Así las cosas se habla de millones que ya pueden trabajar, pero la verdad es que eso no se advierte en la realidad y en lo que se refiere particularmente al transporte urbano, la situación es caótica igual en Lima que en Arequipa.

Hasta ahora no se logra una respuesta favorable a la exigencia colectiva que supone que los empresarios del transporte, tanto del sector público como del privado, puedan mantenerse con las tarifas vigentes cuando se reduce a la mitad la carga que pueden llevar los vehículos de transporte colectivo.

Se exigen requisitos que suponen una inversión que aisle a los pasajeros del conductor de vehículo y también se obliga a que nadie haga viaje parado. Finalmente se reduce la capacidad de los asientos libres para personas sentadas a uno por fila.

Ante la imposibilidad de soportar el gasto que supone el recorrido de cada vehículo y lo que antes se recaudaba por concepto de pasajes, los transportistas han preferido no salir y las consecuencias las paga única y exclusivamente el usuario que se ve limitado en el uso de los carros de servicio público.

Los taxistas tampoco salen a la calle aduciendo que requiere una inversión del orden no menor de 300 soles el satisfacer los requisitos de aislamiento y el poder llevar solo a dos pasajeros en cada viaje.

Lo mismo que pasa en el transporte está ocurriendo cuando se autorizan a funcionar a los establecimientos cerrados por la cuarentena y los protocolos que se exigen no pueden ser cumplidor por dificultades que imponen los respectivos consejos municipales o los propios organismos estatales regularizadores.

EN RECUADRO

El gobierno tiene que encontrar, y rápidamente, una solución al desencuentro hasta ahora existente entre los propósitos de protección de colectiva y la burocracia encargada de efectivizarla.

_______________________

Editorial: La protesta de Arequipa

Compartir

Leer comentarios