Arequipa

Editorial: Marchas y contramarchas en el COVID-19

13 de mayo de 2020
Muchos arequipeños lograron vencer el coronovirus

El desencuentro entre el colegio médico del Perú y el actual ministro de Salud, Víctor Zamora, es evidente y la polémica suscitada alrededor de la decidida prórroga de la cuarentena que el virus provocó en el Perú obliga a pensar seriamente en un reajuste de su decir y de su comportamiento.

Es verdad que el ministro ha contado a la par con la censura de sus colegas con el respaldo de otros gremios de las ciencias médicas como la enfermería y los tecnólogos que han opinado por  mantener su preocupación y apoyo, por considerar inconveniente, debilitar la lucha que el país como un todo está teniendo contra el mal.

Hay que apuntar que el gobierno ha asumido el compromiso de estudiar día a día lo que ocurre con esta ampliación de la cuarentena y tal consideración es consecuencia de las variables que se presentan y especialmente del comportamiento de la sociedad civil en general que estima prudente apurar la reactivación económica que se vislumbra lenta y lejana de las regiones y provincias.

El problema del coronavirus no solamente es sanitario, sino que ahora tiene más consecuencias en la economía que en una enfermedad que parece estar llegando a un nivel en el que inevitablemente se reducirá.

Lo contrario está ocurriendo en la economía donde es cada día más necesaria una actitud rápida de respuesta a un problema que no está arruinando a todos.

La idea es que la emergencia sanitaria termine definitivamente el 24 de mayo y para entonces ya debe estar en marcha la actividad económica en todos los frentes y sectores para que en los últimos meses del año veamos una actitud diferente en los pronósticos de los expertos.

El gobierno debe considerar que el problema económico es cada vez más grave y determinar medidas eficaces y de nivel nacional que permitan la reactivación de la economía.

______________________

Editorial: La cuarentena en Arequipa

Compartir

Leer comentarios