Arequipa

EDITORIAL MIÉRCOLES: LAS INVERSIONES EN MAJES

25 de febrero de 2015
EDITORIAL MIÉRCOLES: LAS INVERSIONES EN MAJES
Ha sido común decir que Majes es una de las irrigaciones más caras del Perú y que el Gobierno Central, a través de sucesivas gestiones, hizo inversiones que se consideran irrecuperables para el Estado.
Cuando, por conveniencia de política o de economía, se decidió dividir Majes en dos etapas se hicieron inversiones que en mucho deberían servir para ambas, pero que tuvieron que hacerse necesariamente al inicio de las obras para recuperar la inversión en agua y tierras.
También se sobrepusieron intenciones sociales a las económicas y así llegamos a los tiempos de hoy, señalando que Majes costó mil 300 millones de dólares y que faltan aún para terminarlo en su segunda etapa unos 500 millones de dólares.
Las percepciones técnicas y adecuadas para la recuperación deseada obligan a pensar en una tecnificación del riego, en la utilización a plenitud del riego tecnificado y al pago de agua y tierra a valores reales que no están supeditados a preferencias sociales.
Puede ser, y lo admitimos, que hubo errores en la primera etapa cuando se entregó parcelas de solo 5 hectáreas y se permitió el riego por gravedad. Hoy tendrá que ser diferente por nuevos planteamientos económicos y agrícolas que recomiendan y que interesen a los inversores, favoreciendo además la agroexportación y la presencia de empresas interesadas en trabajar grandes porciones de tierras de cultivo.
No se puede, pues, juzgar las cosas de hoy con relación al ayer, y es evidente que así lo deben entender los encargados de terminar Majes no solo como un proyecto irrigacional importante del sur sino como una alternativa válida para superar las contingencias anteriores.
Majes debe ser realidad y también con rentabilidad suficiente, además de fuente de ingresos directos para alrededor de 100 mil personas. De lo que verdaderamente hay que protegerlo es del embate de los desconocedores, de los envidiosos o de que aquellos que quieren hacerle daño a Arequipa solo por el afán de hacerlo y no por rezones técnicas y económicas suficientes.
Majes no es, ni un mal proyecto ni merece la mala suerte que se le está dando.
Compartir

Leer comentarios