Editorial

Editorial: Rapidez en la justicia

Por elpueblo / 22 de diciembre 2018

En el proyecto gubernamental que cambia la estructura del organismo administrativo útil para la designación y evaluación de jueces y fiscales, hay un capítulo importante que no puede ser marginado cuando se trata de mejorar la administración de justicia y es lo largo de los procesos, especialmente en el ramo civil, que confrontan los litigantes.

Es cierto que hay plazos establecidos, pero también es verdad que estos nunca se cumplen, y no son pocos los expedientes de miles de folios y de años de entredichos que posibilitan que los juicios no se resuelvan ni en la siguiente generación de los que los iniciaron.

Se dice, y generalmente con razón, que los procesos comienzan y que nunca se sabe cuándo pueden terminar en la instancia final y definitoria. Entonces tiene plena vigencia el dicho aquel que más vale una transacción con pérdida que el deseo de obtener razón cuando quien ingresa a un juicio no lo puede terminar estando vivo, pues las cosas demoraron tanto que ha llegado a comprobarse que hay procesos que tienen duración de casi más de un siglo.

Se ha dicho siempre que una justicia lenta es causa de que no sea justicia, por el contrario, es la plena comprobación de que no se hace justicia cuando esta es tardía y a veces hasta inútil.

Conocemos casos en Arequipa en que son los nietos los que terminan teniendo entre manos la sentencia final de una acción que iniciaron sus abuelos.

Muchos desisten en el camino, pues no tienen recursos económicos para mantenerlo o las cargas procesales son tan grandes que no existe juez capaz de soportarla.

La reforma en la administración de la justicia peruana debe estar sustentada en el cumplimiento de plazos, para la duración de los mismos y en el ejercicio profesional de los abogados, para que por la vía de la verdad y de las pruebas ganar o que a veces se gana por dinero, por maniobras dolosas o por el plazo inexorable del pasar de los años.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar