Editorial

Editorial: Conflicto Municipio – Cultura

Por elpueblo / 30 de abril 2018

Otra vez se evidencia un nuevo desencuentro entre la oficina desconcentrada del Ministerio de Cultura y la Municipalidad Provincial sobre una obra pública que pueda tener consecuencia en la protección merecida del Centro Histórico, declarado por la Unesco, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Lo peor es que este conflicto sea alrededor de prometida restauración y mejoramiento de la pileta central de la Plaza Mayor y más concretamente de la figura emblemática del pregonero que la corona y al que todos conocemos como el Tuturutu.

El Municipio, de seguro un poco avergonzado por las críticas que se le hacen con respecto al no funcionamiento del equipo de recirculación de agua, que por centenares de años corona la pila de la Plaza Mayor, anunció reparaciones y colocó alrededor de la pileta cortinas protectoras para que no se vieran los trabajos que se anunciaron con bombos y platillos.

Casi inmediatamente después el responsable de la oficina del Ministerio de Cultura avisó a la ciudadanía que no tenía conocimiento de lo que se proyectaba hacer y en consecuencia dispuso que hasta que no se le comunicara la tarea por realizarse no daría el permiso necesario para que se concretara.

En similar situación se encuentran proyectos como el viaducto de Juan de la Torre, y también el de la avenida Salaverry, donde las observaciones de Cultura y de los colegios profesionales de Ingenieros y de Arquitectos, así como la oposición del vecindario que podría ser perjudicado por lo anunciado, obligaron a detener obras que se anunciaban como inmediatas.

Lo positivo de todo esto es que es fácil remediar las cosas y evitar errores que dañen al Centro Histórico. Tienen que sentarse alrededor de una mesa, Franz Grupp y Lilia Pauca, cabezas de los dos organismos en conflicto, para resolver sus diferencias por el bien de Arequipa.

No deben persistir las diferencias entre el Ministerio de Cultura y la Municipalidad para evitar postergaciones en lo que es posible de hacer y necesariamente de acuerdo a normas protectoras del Centro Histórico, por el bien del patrimonio del mundo.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar