Editorial
heladas en arequipa

Editorial: Desaprobación y censura

Por elpueblo / 31 de julio 2018

Liderados por tres canales de televisión nacional, y por instituciones tan respetables como Cáritas, se realiza en Lima una campaña de apoyo a los damnificados por las heladas, nevadas y fríos que azotan al sur del Perú, y especialmente a las regiones altoandinas de Puno y Arequipa.

Contrasta este esfuerzo nacional y privado con el despilfarro advertido en la noche del jueves, que con dinero público o privado se instaló un estrado gigantesco en la Plaza Mayor, delante del portal de la Municipalidad, a un costo revelado de 25 mil soles, que no tiene ninguna justificación y menos en la situación que comentamos.

Además, según ha trascendido, el ente municipal encargado de la custodia del Centro Histórico ni siquiera estaba enterado de la barbaridad que se hacía contra la plaza misma y contra el prestigio municipal que tiene un teatro desde el año 1940 para actividad culturales y sociales, y que ahora una empresa creada por la propia comuna se niega a devolver a la municipalidad.

Doce señoritas arequipeñas usaron improvisados vestidores que se instalaron en pleno portal de la municipalidad en una noche en que se interpretaba solo música extranjera y ante un reducido número de espectadores alejados por el frío intenso de estas noches invernales.

Resulta intolerable que la municipalidad no utilice todo recurso disponible o un local sustituto como el teatro, mientras en el resto del Perú se procuran mantas, alimentos no perecibles y ropa de abrigo para atender los daños que causa la naturaleza y que ya cuestan 400 vidas por infecciones respiratorias que nuestros hermanos no pueden soportar.

Esa comuna parece no estar dirigida por arequipeños, que somos un modelo de solidaridad como se evidencian nuestros afanes para ayudar a los hermanos en desgracia, en terremotos, en sequías o en defensa de los más olvidados.

Bueno sería que quien responda de la municipalidad en los tiempos actuales castigue a los infractores y, peor aún ahora, que el trabajo de desarmado de tal estrado ha sido abandonado, provocando más caos en el tránsito delante del portal municipal, sin que nadie se atreva a multar a quienes han incumplido compromisos y han causado daño irreparable a una de las virtudes cívicas más importantes que tiene Arequipa.

Es un agravio para Arequipa gastar dinero en un estrado en la Plaza Mayor para elegir a la Reina Arequipa y no pensar en un utilizar ese recurso en ayudar a los hermanos nuestros que padecen luto y frío en las alturas.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar