Editorial

Editorial: El caso Tía María

Por elpueblo / 6 de diciembre 2018

A tenor de encuesta realizada por el grupo Ipsos, en la provincia de Islay han cambiado los aires sobre el proyecto Tía María, y el 59 por ciento de más de 500 entrevistados están convencidos de la conveniencia de una inversión de mil 400 millones de dólares en la explotación cuprífera de La Tapada y Tía María.

Este cambio de opinión sobre la tenaz resistencia ciudadana a permitir el inicio de obras de explotación minera sería consecuencia de los esfuerzos de la propia Southern Perú para mejores relaciones con la comunidad y particularmente en el valle de Tambo y más concretamente en Cocachacra.

No se oculta al interés del Gobierno en procurar un entendimiento que suponga una licencia social en favor de Tía María antes del vencimiento del estudio de impacto ambiental que se realizó sobre el mismo tema y que vencerá en agosto del 2019.

Los empresarios mexicanos persisten en el empeño y el gobierno peruano en recibir la inversión de mil 400 millones de dólares que potenciarían la capacidad productiva en cobre que actualmente tenemos principalmente con Cerro Verde.

Debe tenerse en cuenta que hasta ahora el papel que los sucesivos y últimos gobiernos ha sido de observar los desencuentros y de no pronunciarse como debiera sobre un tema que realmente interesa resolver.

De lo que se trata es de demostrar, en los hechos que es posible la convivencia entre minería y agricultura, y que la explotación de Tía María no significaría restar agua para la agricultura del valle de Tambo y su rica producción arrocera.

Tía María utilizará agua desalinizada para no quitarle recursos al río Tambo, ni al agro de la zona, pero en realidad la gran solución está en conseguir la realización de la represa de Paltuture mediante un acuerdo entre el gobierno central y los regionales de Arequipa y Puno para posibilitarla.

Estamos de acuerdo todos en que la producción arrocera debe ser salvada y el buscar una fórmula de consenso sobre Tía María es una alternativa válida, necesaria y conveniente.

Una solución amistosa, pacífica y duradera sobre el problema entre la agricultura y minería en la provincia de Islay es deseada por todos. Dependerá en alto grado de una intervención del Estado para conseguirla y también de una disposición de las partes en conflicto para terminar de cerrar heridas anteriores.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar