Editorial

Editorial: El ojo del amo

Por elpueblo / 23 de junio 2018

Hay que reconocerle al regidor Pedro Santos Quispe el mérito de ser exigente en el cumplimiento de obligaciones de funcionarios y empleados municipales, de detectar vivezas de algunos de ellos y de hacer público el afán, que debería ser de todos los alcaldes y funcionarios de alto nivel del estado, de controlar la asistencia, las ausencias injustificadas y el fiel cumplimiento de obligaciones del personal a su cargo.

Pedro Quispe resultó ser encargado de la alcaldía provincial, cuando la alcaldesa Lilia Pauca Vela, decidió irse a China, invitada a una feria robótica y cuando en la Municipalidad las cosas no andan tan bien como pudiera esperarse y lo demuestran la invasión de ambulantes, la falta de policías municipales, la calidad del servicio de serenazgo y las fallas detectadas en obras públicas.

Parecería que lo descubierto por el alcalde encargado, fue consecuencia de algún aviso oportuno, que no debe haber sido el único que se hizo llegar a la superioridad para controlar el quehacer de funcionarios y empleados.

Como es lógico suponer, no son menores las incomodidades que las revelaciones del señor Quispe, han provocado al interior del Municipio, en contraste con una aceptación ciudadana de que se debe ser exigente con quien es empleado municipal que debe cumplir con su labor remunerada.

Esto es ejemplar, por las razones arriba consignadas con respecto a la obra y a la dirección que se advierte en la municipalidad. También es una advertencia de cuáles serán los problemas que se confronten para quienes resulten elegidos en el proceso de octubre próximo, para mejorar la eficiencia de la administración pública general, evitar las tardanzas de atención al ciudadano, y ser honestos en el manejo de la cosa pública.

El viejo dicho de que “el ojo del amo engorda al caballo”, tiene plena vigencia en la actitud del alcalde encargado de la Municipalidad Provincial, de vigilar la asistencia y fiel cumplimiento de las labores de funcionarios y empleados municipales.

Compartir

Leer comentarios