Editorial

Editorial: El tira y jala de Majes

Por elpueblo / 27 de agosto 2018

Alrededor del proyecto Majes II se puede tener la seguridad de que lograr un entendimiento, sobre el riego de superficie o en subterráneo, está causando no pocos dolores de cabeza al ministro de Agricultura, Gustavo Mostajo, a la gobernadora regional Yamila Osorio y también al presidente Martín Vizcarra.

Existe una discusión, de la que solo son espectadores los agricultores arequipeños, deseosos de tener tierras en las áridas pampas de Siguas, y que tiene como protagonistas principales las exigencias de los ejecutores del contrato correspondiente, la favorable posición de la gobernadora regional y los cuestionamientos de todos los parlamentarios por Arequipa, de los agricultores y de quienes consideran exagerada la inversión adicional de 100 millones de dólares de Majes para satisfacer el riego subterráneo.

Es básicamente un problema técnico, el que debe resolverse y en todo caso, con cualquier resultado que se lograra, Majes II solo podrá iniciarse realmente con la construcción de la represa de Angostura para fines del 2018 o para inicio del 2019.

Debe agregarse a lo anterior que el financiamiento de Majes incluía una inversión importante de los ejecutores, el grupo español Cobra, que se quedó como único tras el retiro de la peruana Cosapi, pero la verdad es que hasta ahora Cobra no ha hecho inversión en Majes II.

Los arequipeños en general tenemos conciencia plena de que Majes no debe detenerse, pero tampoco tenemos la obligación de aceptar lo que no estando proyectado eleve su costo en un porcentaje desmesurado que la ley manda que obligue a la relicitación del proyecto.

La defensa de los intereses del dinero público, no está pues, en buenos deseos, sino en evidencias que demuestren que Majes esté puesta al servicio de los grandes intereses de la región, ya que Cobra no es Odebrecht para pretender establecer equiparidad entre Olmos y Majes Siguas II.

La solución de Majes debe sustentarse en dos criterios fundamentales. El uno está referido a los intereses y desarrollo macrorregional y el segundo en un beneficio positivo para la tradición agrícola de nuestra tierra y del trabajo de los agricultores.

Compartir

Leer comentarios