Editorial

Editorial: El triunfo de la izquierda

Por elpueblo / 11 de diciembre 2018

El sur, y concretamente, las regiones de Arequipa, Puno y Moquegua han escogido a hombres que no militan en partidos, sino en movimientos regionales, y que tienen una marcada preferencia por la izquierda, como sus próximos gobernadores regionales y las excepciones son la designación de un populista en el Cusco y de un independiente en Tacna.

Hemos sostenido editorialmente en días anteriores que hay un proceso indudable de cambios en la mentalidad política de los peruanos que están marginando a los tradicionales partidos que lideraron en otros tiempos figuras como las de Haya de la Torre, Belaúnde Terry, o Luis Bedoya. Tampoco, y este es el caso de los citados electos gobernadores, hay presencia de la izquierda tradicional o de aquellos sectores estrechamente vinculados a Moscú o a Pekín.

Al señor Cáceres Llica tiene que reconocérsele una labor exitosa en la conversión de la provincia de Caylloma en un polo turístico de singular atracción que ha permitido en la vecina provincia se haya logrado una red de hotelería competitiva de la de Arequipa y que el Mirador del cóndor sea un lugar un preferido de los visitantes extranjeros y nacionales como lo es en el caso de la ciudad capital Santa Catalina.

Se explica así, y por un favor del voto provinciano, el triunfo de Elmer Cáceres sobre Javier Ísmodes. Similar parece ser el caso de Aduviri en Puno y de Zenón Cuevas en Moquegua, a pesar de que es común en ellos frecuentes menciones que presuntamente los vinculan con delitos y por ello vienen siendo objeto de esclarecimiento judicial o de preocupación para quienes en el futuro tendrán que tratarlos como lo ha decidido la ciudadanía, es decir, autoridades que gobernarán los destinos de sus pueblos.

Existe un proceso de cambio en el que los valores tradicionales han sido reemplazados por otros que tienden a procurar justicia donde había desigualdades y también a renovar poderes que se sustentan ahora en movimientos regionales que desplazan a los partidos y a las formas convencionales de sociedades anteriores.

Las elecciones de algunos gobernadores regionales del sur demuestran que hay en común en ellos una marcada tendencia descentralizante y una forma de protesta de maltratos anteriores.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar