Editorial

Editorial: La deuda con Ballón Farfán

Por elpueblo / 14 de agosto 2018

Bien ha hecho el distinguido columnista de este diario, Juan Guillermo Carpio Muñoz, en reclamar que a los valores culturales del Perú no se les declare solamente patrimonios culturales inmateriales de la nación, sino que el Estado debe asumir la tarea de difundir las virtudes de tales personajes.

En el caso del extraordinario músico popular, Benigno Ballón Farfán, es necesario que no se olvide su obra musical.

El Ministerio de Cultura, la Municipalidad Provincial, o el Gobierno Regional de Arequipa debieran elaborar un proyecto para editar un álbum discográfico con la obra completa del gran maestro, se difundiese la partitura de sus obras y se promoviera el conocimiento de la misma, especialmente en los colegios.

En febrero de 1892, en el barrio de San Lázaro, nació Benigno Ballón Farfán, y desde temprana edad comenzó a componer música nuestra, en total de 130 composiciones conocidas y que felizmente sus hijos han logrado conservar casi en su totalidad.

Pero Ballón Farfán no tiene ni una placa que indique el lugar donde nació, en el lugar poblado más antiguo de la ciudad y de su obra solo se conocen las canciones más populares, incluido su carnaval, el vals Melgar y su marcha a Arequipa, a la que muchos consideraron un buen tiempo como merecedora de ser el himno de la ciudad.

Cómo serán las cosas que la declaración que reconoce los méritos de Ballón Farfán, hecha por el Ministerio de Cultura no ha tenido la trascendencia que debiera, ni el reconocimiento que siempre debe tenerse con los hijos ilustres de una tierra que sigue cantando y bailando la música que él compuso.

La deuda de Arequipa con Benigno Ballón Farfán es impagable. Por ahora sería bueno señalar el sitio donde nació, dar facilidades para el museo que sus hijos quieren hacer y difundir su obra sobre todo en colegios.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar