Editorial

Editorial: La opinión de los arquitectos

Por elpueblo / 7 de julio 2018

El Colegio de Arquitectos de Arequipa no ha vacilado en precisar puntos de vista, generalmente discrepantes de decisiones municipales sobre obras públicas. Hay que reconocer que sus miembros, así como los del Colegio de Ingenieros están en mejores condiciones que otras profesiones para opinar, sobre todo en lo que sea relacionado con el crecimiento de la ciudad, la conservación de su patrimonio y el acierto de las obras que se realicen.

Otra vez han surgido críticas de parte del colegio profesional con respecto a dos de las obras que el municipio desea hacer, en relación al viaducto de Salaverry y a Juan de la Torre.

Es de advertir que cuentan, además, con la oposición del Colegio de Ingenieros a los mismos proyectos, y en ello concuerdan con el decir fundado de la oficina desconcentrada del Ministerio de Cultura.

A parte de ello hay un sector de población que se opone permanentemente al viaducto, a pesar de lo cual la Municipalidad ha empezado a reparchar calles y avenidas que podrían ser rutas alternativas cuando se inicien las obras del proyecto municipal que presuntamente financiaría el gobierno central.

En ocasión de la visita del presidente Vizcarra y de la mayoría de sus ministros para el Muni Ejecutivo, el gobierno asumió un compromiso y formuló solicitud de financiamiento para los dos proyectos en mención y después de haber asegurado que tal solicitud será aceptada, han surgido problemas en la entrega del dinero necesario, justamente en base a las opiniones discrepantes que en Arequipa tienen los dos colegios profesionales y al Ministerio de Cultura.

Es de preguntarse si el Gobierno asume compromisos debidamente sustentados en aspectos técnicos, como para bien suponer que las cosas se están haciendo bien en favor de la comunidad y de la aprobación de instituciones competentes en la especialidad correspondiente.

La obra pública tiene que merecer aprobación de las instituciones técnicas y, en función de ello y del beneficio por recibirse, conviene darle el financiamiento necesario o requerir la superación de las observaciones presentadas.

Compartir

Leer comentarios