Editorial
urgente necesidad de un diálogo

Editorial: La urgente necesidad de un diálogo

Por elpueblo / 18 de octubre 2018

La confrontación política, lejos de disminuir en el país, está más encrispada y no hay razón válida para suponer que esta situación cambie, lo que hace más necesario que antes, que se realicen conversaciones del más alto nivel y que terminen especulaciones que llegan al extremo de sugerir la quiebra del orden constitucional y que motivan preocupaciones en los sectores económicos y sociales que podrían tener consecuencia en la inversión y en el desprestigio del sistema democrático que vivimos.

Nadie puede negar que en el momento actual, la popularidad alcanzada por el Presidente de la República, ha llegado a extremos comparables con lo que los gobiernos anteriores alcanzaron en su mejor momento, y consecuentemente ese liderazgo debe ser aprovechado por el señor Martín Vizcarra para dialogar con el accesible presidente del Congreso, Daniel Salaverry, quien evidencia tener buenos propósitos de alcanzar arreglos con el Poder Ejecutivo sobre temas que los diferencian y separan.

[LEE TAMBIÉN: Congreso aprueba llevar a referéndum las 4 reformas constitucionales]

También es necesario encontrar una solución, real y valedera, con respecto al fiscal supremo de la Nación, cuyos cuestionamientos son cada vez más dramáticos y dolorosos para la institucionalidad de la República y para el afán de consolidar el sistema democrático que vivimos mientras se procuran esclarecer otro tipo de observaciones que están sujetas a la aprobación ciudadana vía el referendo sobre la solución de problema de administración de justicia.

No puede ser que parezcamos todos procurando que la pita se rompa por lo más delgado, pues nadie quiere que ello ocurra y por el contrario, deseamos que vía una conversación sincera y franca encontremos maneras de vivir civilizadas y prudentes, mientras cumplen la labor que les corresponde los operadores de justicia y también los legisladores.

No podemos esperar más tiempo en procura de encontrar una forma civilizada de entendernos y de dialogar sobre lo que son problemas comunes al enfrentar la corrupción y sancionar a los equivocados.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar