Editorial

Editorial: Las instancias de la justicia

Por elpueblo / 30 de noviembre 2018

Lo que ha ocurrido con el expresidente Ollanta Humala en las propiedades que fueron incautadas por el organismo encargado de proteger las reparaciones que podrían derivarse de procesos políticos, confirman que en el Perú no hay persecución política y sí es válida y real la sucesión de instancias para decidir, mediante apelaciones, disposiciones cuestionables del nivel de los jueces.

La primera sala de apelaciones ha revocado la incautación, inscripción registral y desposesión de la casa de Nadine Heredia que fue ordenada originalmente por el juez Richard Concepción Carhuancho a pedido del fiscal Germán Juárez.

Durante 7 meses, y después que el Tribunal Constitucional anulara la prisión preventiva que afectó a Humala y a Heredia, el organismo encargado de tomar el control de la casa, el Pronabi deberá devolver el inmueble, así como la casa de Antonia Alarcón, madre de Nadine Heredia, que fue también incautada y por el mismo motivo y el mismo tiempo.

El señor Humala ha procedido conforme a lo que la ley dispone y el tribunal superior ha encontrado razonable su reclamo y enmendado la plana a la primera instancia.

Recuérdese además que tanto Humala como Nadine Heredia, recuperaron libertad después de prisión preventiva en otra decisión de instancia superior que, reiteramos demuestra que en el Perú la justicia no se ha politizado y que los acusados tienen el derecho y la libertad de pedir rectificación de lo que consideren fallo injusto.

A semejante procedimiento no ha querido someterse el doctor García Pérez y ha preferido pedir asilo en la embajada de Uruguay, ocasionando descrédito a un país donde hay libertades y respeto a la independencia de poderes.

Todo ciudadano, que vive en Perú, tiene el derecho hasta ahora respetado, de no ser objeto de sanción hasta la última instancia y de usar la apelación para lograr rectificación del proceder de un inferior.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar