Editorial

Editorial: Los festejos de la Independencia

Por elpueblo / 27 de julio 2018

En los últimos gobiernos y señaladamente por la pretensión de obligar a la ciudadanía a prestar atención al discurso que el Presidente de la República, tiene la obligación de presentar como resumen de obra, del año precedente y compromisos para el siguiente, se han arreglado las cosas para que los actos conmemorativos centrales del aniversario nacional de la independencia se realicen con anterioridad al 28.

Así, las cosas, los peruanos, sobre todo de las regiones y provincias, participamos de la celebración los días anteriores e incluso los actos centrales, como son, la misa de acción de gracias, que se celebra en las catedrales o iglesias matrices, las paradas militares o de delegaciones escolares campeonas en marchas menores, o de delegaciones institucionales, tengan lugar como en este año y en Arequipa el día 25, como para fomentar el turismo interno en los feriados del 28 y 29.

En verdad el día patrio es el 28 y solo se exceptúa o se deja para el 29, el tradicional gran desfile militar que se difunde a través de la radio y televisión, como está establecido desde principios del siglo XX.

En todas las naciones del mundo, resulta igual y lo más recientemente recordado es el Día Nacional de Francia, el 14 de julio, fecha recordatoria de la caída de la Bastilla, y fin de la monarquía de los Luis y de establecimiento de la República.

Igual pasa en Chile y en Argentina, para citar a países cercanos, pero en Perú todo se alteró cuando hubo la ocurrencia de hacer de obligatoria audiencia el discurso presidencial que al mediodía hace del Presidente de la República ante el Congreso.

El Perú es uno de los pocos países del mundo que celebra su fiesta nacional en días distintos, al de la fecha en que San Martín proclamó la independencia, en las plazas de Lima el 28 de julio de 1821. Eso no debería ser y deberá modificarse en el futuro, porque así lo manda la historia y lo merece la patria.

Compartir

Leer comentarios