Editorial

Editorial: Los nuevos gobernadores y el apoyo del gobierno

Por elpueblo / 5 de diciembre 2018

Al aprobarse el presupuesto general de la República para el año 2019, el Congreso ha ratificado la confianza del Poder Ejecutivo de conceder en la descentralización y en la oportunidad que se desea brindar a regiones y municipios en la tarea de ejecutar obra pública y permitir una fiscalización ciudadana directa y permanente sobre el trabajo de los organismos que conducen los aparatos regionales y municipales.

Serán 50 mil millones de soles los que se entreguen en administración a quienes asumirán la función de ser gobernadores o alcaldes a partir del 1 de enero del 2019.

Nunca antes habido semejante decisión en el aparato estatal para delegar y desconcentrar la inversión del Estado y de evidenciar, además, que el gobierno central no negará recursos adicionales cuando lo merezcan los proyectos que se presenten.

En el caso concreto y específico del sur dos obras tendrán carácter de prioritarias. La una, es el aeropuerto de Chinchero, donde en las próximas semanas se iniciará los trabajos de remoción de tierras que posibilitarán la construcción de un terminal aéreo reclamado constantemente para apuntalar el turismo y beneficiar económicamente la economía cuzqueña.

En Arequipa todos están de acuerdo en que el proyecto Majes II se haga realidad a la brevedad posible y esto significa que 38 mil hectáreas comiencen a ser cultivadas dentro de los siguientes tres años y que pueda funcionar casi paralelamente los proyectos de las centrales hidroeléctricas de Lluta y Lluclla para generar energía, que por lo menos al comienzo podría ser exportada a la vecina Bolivia o al norte de Chile.

Se calcula que en Majes habrá trabajo para 180 mil personas directamente y muchas más en forma indirecta y entonces el proyecto arequipeño dejará de ser tal para convertirse en macrorregional, donde pueda haber mano de obra por utilizarse de parte de los vecinos de Cusco, Puno y otras regiones vecinas, pues Arequipa no tendrá una población en capacidad de ser utilizada en un proyecto tan grande y de oportunidad para el progreso en agroexportación.

El turno les toca ahora a las regiones y a las municipalidades. Si el Perú destina buenas cifras presupuestal para alentar un desarrollo más armónico del país dependerá de nosotros mismos el honrar el encargar y realizar la transformación que se requiere.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar