Editorial

Editorial: Salvemos al Perú, todos juntos

Por elpueblo / 14 de julio 2018

Ninguna ciudad o país puede pretender salvarse cuando los terremotos llegan juntos, y peor aún si se evidencia que las secuelas han sido destructivas en grado sumo y ponen en peligro la estabilidad de sus formas de vida.

Está ocurriendo algo semejante en el Perú y tanto que después de los escándalos y de las confrontaciones derivados del caso Lava Jato, sobrevienen en el país los escándalos del Consejo Nacional de la Magistratura, y los endurecimientos de una necesaria política anticorrupción.

Ni siquiera la posibilidad de que un golpe de Estado solucione las cosas, es considerar tal riesgo como una solución. Las camisas no se lavan solo en máquinas, sino que se precisa de manos limpias para coger inmundicia y sacarla de las prendas o de las conciencias como está ocurriendo ahora en el Perú.

Tampoco habrá solución si las manos que se juntan no solo no están sucias, sino que además deben estar preparadas para tirar del carro hacia adelante después de superar la crisis que actualmente confrontamos en unidad, teniendo en mente los valores heredados, y no haciendo otra cosa que contribuir a esclarecer y encontrar remedios.

Es una hora difícil sin duda, y debe reconocerse el valor, no solo de la prensa denunciante, sino la decisión de los gobernantes de hacer frente a la contingencia con decisión, con el respaldo de los buenos que siempre serán más que los malos y sabiendo que en todo caso, se protege al maltratado y aquellos que sabiendo que con la pobreza no se gana frente al rico o al poderoso, necesita de esperanza para mantenerse vivo y libre.

La tarea de devolver al Perú la prestancia de años idos no puede depender de un hombre, o de los gobernantes juntos, pues debe procurar el bienestar de los gobernados que multiplican en número a los equivocados.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar