Editorial

Editorial: Se enrarece el clima político

Por elpueblo / 4 de junio 2018

A pesar de los favorables augurios que se produjeron tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski y la asunción al cargo de presidente de la República de Martín Vizcarra, la agitación callejera en respuesta a decires y acciones de ministros y congresistas, ha vuelto a preocupar a la ciudadanía.

Habíamos señalado, en anterior oportunidad, que si persistía el desencuentro entre quienes hacen y los que legislan y fiscalizan lo que inevitablemente aparecería en la política peruana era el movimiento expresado en las calles de descontento y a la par de una demandan de entendimiento entre quienes constituyen poderes del estado, y están obligados a tener un mínimo de concertación para procurar resolver problema que no se arreglará solo.

El exitoso ejemplo Guerrero, es cabal demostración de lo que necesita el Perú actual.
Así como estamos no se puede aspirar a recuperar el tiempo perdido, reconstruir lo que dejó como herencia el Niño Costero, ni tampoco permitir una visión de horizonte que de la bienvenida al bicentenario de la Independencia Nacional.

El uso de las calles es riesgoso en todo sentido, pero inevitable cuando la prepotencia de unos y de otros, hacen inviable sentarse en una mesa a dialogar y anteponer a los intereses particulares o partidarios, los que corresponden al Perú como nación.

Los paros son comunes en todo el Perú, y los movimientos llegan al nivel de la insurrección cuando se atenta contra derechos reconocidos como el libre tránsito o el desafío a la autoridad constituida.

El Gobierno está puesto entre espada y pared. Hasta ahora ha procurado evitar los problemas poniendo parches a las dificultades, como el caso de la papa, el maíz o de las demandas de cualquier tipo que suponen agitación, pero ahora la coyuntura es diferente, pues hay que resolver con respecto al incremento del Impuesto Selectivo al Consumo, y ese si es problema serio.

Hay que tener mucho cuidado con ceder a la presión de la calle, que no es generalmente de mayorías, por parte del Gobierno y entenderse necesariamente entre políticos para superar crisis que se anuncia como grave.

Compartir

Leer comentarios