Editorial

Editorial: Seguridad y fiestas patronales

Por elpueblo / 4 de mayo 2018

Es una vieja tradición de Arequipa, el realizar determinadas fiestas religiosas en las vías públicas y especialmente las referidas a las que en mayo se hacen para las cruces o en junio para recordar a San Juan.

Lamentablemente en el curso de los años estas celebraciones se han ido malogrando por la presencia, sobre todo de alcohol y de organizaciones delincuenciales que aprovechan las conmemoraciones para realizar actos de violencia.

Por eso encontramos justificada la decisión de la Municipalidad Distrital de Miraflores, que esperamos sea seguida por otras comunas y respaldada por la acción judicial, que prohíbe que las fiestas de las cruces se realicen en la vía pública, y no, como debiera ser, en los templos más inmediatos a dichas expresiones de fe.

A semejanzas de las yunzas o derribamiento de árboles en los alrededores del carnaval, las celebraciones religiosas de este mes, son motivo de preocupación para los vecindarios y también para quienes en uso de su derecho legítimo de libre tránsito, se animen a recorrer arterias vecinas al lugar donde se reúnen quienes empiezan orando y terminan libando.

Conviene ahora que quien esté encargado de la prefectura política regional, y los jefes policiales que correspondan, adopten las medidas necesarias para el cumplimiento de la ordenanza municipal que no tiene nada de malo con el respeto que se debe guardar a todo acto de credo que esté garantizado para la feligresía, pero que no se puede utilizar con fines malsanos como ha venido ocurriendo.

Los templos son los lugares donde deben venerarse a las vírgenes y santos o a las expresiones religiosas, que antes se hacían en los barrios y en las calles.

Compartir

Leer comentarios