Editorial

Editorial: Sobre Majes se necesitan definiciones

Por elpueblo / 24 de enero 2019

Conviene que sobre el caso de Majes II, el Gobierno Regional de Arequipa debe definir trascendentes decisiones para proponerlas en un diálogo que debe ser directo con el Gobierno central, respecto a los temas de la dimensión de las parcelas y la atención de medianos y pequeños agricultores y la llamada adenda 13.

De esos dos asuntos, que tiene implicancias en lo social y en lo económico, dependerá que realmente se reinicien las obras de construcción de la represa de Angostura, elemento básico para hacer realidad la irrigación de 28 mil hectáreas y el funcionamiento de las plantas hidroeléctricas de Lluta y Lluclla.

No hay más tiempo que esperar, pues en el último año de gestión de Yamila Osorio, no se puso una piedra siquiera en la zona de Angostura, ni se llegó a acuerdo concreto sobre los terrenos de Pusa Pusa donde se levantará la presa.

El año 2018, fue tiempo perdido para la etapa II de Majes. Ahora es la oportunidad propicia para actuar y dejar de lado politiquería barata definiendo con Lima quién financiaría la conversión del sistema de riego superficial por un subterráneo, que permitiría ahorrar agua y alcanzar la meta deseada de las 38 mil hectáreas.

Desde luego, el Gobierno Regional de Arequipa quiere que sea el Estado el que asuma el financiamiento de los 100 millones de dólares más, consecuencia de la adenda, y también se debe requerir al consorcio de Majes, ejecutor de las obras, para que aporte la parte económica que le corresponde en el compromiso, para que Majes sea realidad en el bicentenario o inmediatamente después del 2021.

Resulta grande la responsabilidad del gobernador regional, Elmer Cáceres Llica, para poner en marcha Majes II, mediante el diálogo con el Gobierno central, los constructores de la obra y una definición sobre la posibilidad de que medianos y pequeños agricultores logren acuerdo para hacer de Majes un proyecto rentable a la agroexportación.

Compartir

Leer comentarios