Editorial

Las obras de fin de gobierno municipal

Por elpueblo / 14 de mayo 2018

El Colegio de Arquitectos de Arequipa ha solicitado a la alcaldesa Lily Pauca Vela, que no persista en el inicio de nuevas obras públicas, que además están incompletas en sus proyectos o no tienen la aprobación del Ministerio de Cultura y cuyas características de realización están vinculadas al cierre de la gestión que presidió Alfredo Zegarra Tejada.

Hasta ahora, y por citar ejemplos, la Dirección Desconcentrada de Cultura no tiene siquiera conocimiento del detalle de los proyectos de Juan de la Torre y viaducto de la avenida Salaverry, como no los tienen suficientes en el caso de la restauración de la pileta central de la Plaza Mayor, que se viene ejecutando sin la aprobación ni conocimiento de la autoridad encargada de semejantes acciones en el Centro Histórico.

Tiene razón el Colegio de Arquitectos, en su pedido y en su demanda, pues es evidente que el afán de hacer en meses anteriores a las elecciones y de comprometer recursos y tiempo de realización, perjudica la elección ciudadana para el nuevo alcalde y regidores de la Municipalidad Provincial de Arequipa.

Recordaremos que en los tres casos citados, el municipio ha tenido que dar marcha atrás en el inicio de trabajos justamente por la imposibilidad de hacerlo sin la aprobación de Cultura o ante la oposición del vecindario o de los colegios profesionales de Ingenieros y de Arquitectos que mostraron descontento como lo hicieron también con el óvalo Los bomberos y el proyecto de la avenida del Ministerio de la Salud que precisan de rectificación.

El gasto público no puede estar condicionado a los intereses partidarios o personales de los gobernadores o alcaldes y regidores que terminarán su mandato el 31 de diciembre de este año, ni tampoco les asiste derecho a tales funcionarios para comprometer no solo los ingresos del municipio en obras que no tienen aprobación de los organismos estatales correspondientes, sino que no son deseados por mayorías ciudadanas.

Lo que hay que hacer es, por el contrario, asegurar lo que ya está en ejecución como el caso de la calle Beaterio que ya lleva un atraso de medio año en su anunciada fecha de entrega al servicio público.

Se dice que los culpables son las empresas de telecomunicaciones que no terminan de instalar en subterráneo las líneas de sus cables, pero llama la atención que si eso fuera cierto, la municipalidad no hubiera multado a quienes están provocando este daño congestionando el tránsito vehicular y perjudicando al vecindario en general.

Es bueno que el municipio desista al igual que el gobierno regional de iniciar nuevas obras al término de su gestión y, por el contrario, lo que tienen que hacer las autoridades es apurar las que están en trámite de realización para antes de diciembre próximo.

Compartir

Leer comentarios

También te puede interesar