Educación

Católica iniciará campaña de reducción de uso de plásticos

31 de agosto de 2018

Con el objetivo de contribuir en la reducción del uso de productos plásticos, en la Universidad Católica de Santa María se iniciará un programa de capacitación y sensibilización de los estudiantes y al igual como se logró derrotar el consumo de cigarrillos en los ambientes universitarios, en poco tiempo se podría también desterrar el uso de los plásticos.

Alberto Briceño Ortega, rector de la casa santa mariana, indicó que un equipo de profesionales viene estudiando la normatividad al respecto, y especialmente los proyectos de ley del Congreso de la República, para elaborar un propio reglamento de tal manera, que se convierta en obligación.

Agregó que concientizar a los jóvenes sobre el daño que causan los productos al medio ambiente no es difícil, por el contrario, rápidamente asumen la responsabilidad, como ocurrió con el uso del tabaco, el cual en pocas semanas se erradicó por completo de la universidad.

La propuesta sobre cómo se erradicará el uso de productos reciclables se estará analizando en sesión de Consejo Universitario para su próxima aplicación de manera masiva en todas las sedes universitarias. “En la universidad por ejemplo, no tenemos el problema de estudiantes que arrojen basura en los pasadizos u otros hechos que dañen al medio ambiente, por lo que lograremos que en poco tiempo, no solo los jóvenes no utilicen plásticos dentro de los ambientes, sino que este comportamiento se replique en cada una de sus casas”, añadió la autoridad universitaria.

En cuanto a la contribución con la ecología y la protección del medio ambiente, la Católica desde hace dos años, ya trabaja en el tema, desde el momento que entrega un plantón a cada estudiante en el momento de hacer una primera matrícula, árbol que debe sembrar y cuidarlo, de tal manera que se haga acreedor a un descuento al finalizar la carrera, presentando el seguimiento de vida en fotografías del árbol que sembró.

El plástico representa el 90% de la basura en los océanos y va en aumento, al punto que, según el Programa de la ONU para el Medio Ambiente, en 30 años habrá más plástico que peces en el mar. Con el objetivo de minimizar el impacto ambiental y contribuir al desarrollo sostenible del país, se presentó el proyecto de Ley Nº 3278 que sustituye el uso de bolsas plásticas por biodegradables en establecimientos comerciales.

“Las bolsas plásticas tardan de 400 a 500 años en degradarse, su uso le hace un terrible daño al planeta e incluso a la salud, por eso debemos sustituirlas con productos biodegradables como bolsas de tela o papel. Y además, lograr un cambio de chip en la sociedad, generar una cultura ambiental y eso se puede comenzar desde los estudiantes”, dijo Briceño Ortega.

Compartir

Leer comentarios