Educación

Más de 3 mil universitarios tendrían alimentación asegurada en comedor

16 de mayo de 2018

La difícil situación económica que atraviesan muchas familias en el país, evita que sus hijos puedan seguir una profesión. Algunas veces estos logran ingresar a una universidad pública para estudiar una profesión, pero sobrevivir en una ciudad como Arequipa no es tan fácil, especialmente para quienes proceden de otras regiones y provincias.

Por: Roxana Ortiz A.

En la Universidad Nacional de San Agustín existen muchos de ellos, para quienes contar con el apoyo alimentario del comedor es vital.

Del comedor se sirven actualmente unos mil 500 estudiantes, tanto para el desayuno como el almuerzo y la cena, a un bajo costo, siendo subsidiado en más del 80% por la universidad. Desayuno, almuerzo y cena cuesta 13 soles a la semana.

Desde fines del año pasado se inició la remodelación y ampliación del comedor con el objetivo de por lo menos duplicar el número de comensales. La nueva infraestructura cuenta con un avance de por lo menos el 80%. Una vez culminado, brindará comodidad y un mejor servicio a una mayor cantidad de estudiantes.

Cuando están por acercarse las 14:30 horas, hora del cierre final de atención, se puede ver a diversos jóvenes, a toda carrera tratando de llegar al comedor, que por ahora está ubicado a un costado de la cuna jardín. Nadie quiere perderse el almuerzo, porque saben que después de esa hora sus alimentos pasarán a ser de los “invitados”, o como entre ellos se dicen “los carroñeros”.

Son aquellos jóvenes, hombres y mujeres estudiantes, que no lograron alcanzar un cupo para conseguir el almuerzo diario. Entonces cuando se acerca la hora del cierre, hacen su cola a un costado, se les entrega un ticket y comienzan a ingresar por su gabela.

“No es que se les entregue los restos que han dejado los demás estudiantes, siempre se hace algunos platos adicionales, pero también hay algunos jovencitos que por diversos motivos no asistieron a la universidad y dejaron su ración”, explica la nutricionista Libertad Montufar.

El haber algún día sido partícipe del grupo de los “carroñeros”, es para muchos egresados, una de las mejores aventuras vividas en esta emblemática universidad, de lo cual guardan sus más recordadas anécdotas.

“Si esos chicos esperan hasta esa hora para poder conseguir ese alimento es porque realmente lo necesitan, pero lamentablemente por ahora no se les puede apoyar. Con la ampliación del comedor seguramente van a ingresar formalmente a ser comensales y eso será muy pronto”, dice Noemí Jara, responsable de la Oficina de Bienestar Social de la Unsa.

Se trata de otorgar los beneficios de la alimentación subvencionada a quienes menos recursos económicos tienen, bajo una evaluación socioeconómica. Se da preferencia a los jóvenes que proceden de otras provincias y regiones y que no cuenten con familiares en la ciudad. También son beneficiarios aquellos estudiantes extranjeros que están llevando cursos de intercambio.

El almuerzo consiste en un plato de sopa, segundo, pan, postre y frutas, todo con productos seleccionados y de primera calidad, asegura la nutricionista, quien junto a dos profesionales más revisa los alimentos que les entregan proveedores que ganaron la licitación

El comedor atiende de lunes a sábado y dos días a la semana se les prepara platos en base a queso y leche, como los mencionados y el resto de la semana con carnes rojas, blancas y pescado mediante concurso público.

Se les entrega refresco de frutas naturales y de la estación, como jugos de papaya, cocona, maracuyá, entre otros, además de una fruta como plátano, naranja, mandarina, piña y otros.

La idea de ampliar las instalaciones del comedor no solo es apoyar a quienes más necesidades tienen, sino también que los jóvenes universitarios que cuentan con gran potencial se dediquen a estudiar debidamente, que no estén preocupándose por la forma de conseguir sus alimentos, de tal manera que sean mejores profesionales, comentó el rector Rohel Sánchez Sánchez.

“Lo que se quiere es tener excelentes profesionales cuando hayan culminado la universidad; pero si los estudiantes no tienen una buena alimentación, si están preocupados en trabajar para alimentarse, o no se alimentan bien, no se va lograr la meta que nos estamos trazando”, comentó la autoridad.

Esta nueva infraestructura se está haciendo con una inversión total de casi siete millones de soles. En la primera parte estará el área de control de tarjetas y los servicios higiénicos. En la segunda estará instalada la cocina, zonas de preparación y lavado de utensilios. La tercera parte se destinará al almacén de insumos y refrigeración, mientras que una cuarta zona será destinada para los servicios complementarios y oficinas administrativas.

La segunda edificación la conforman la sala de calderos y la maestranza. La intervención comprende obras de ampliación, en la que se tiene como obra nueva en el primer, segundo y tercer piso con un área de 2 mil 138 metros cuadrados. También se han hecho trabajos de reforzamiento estructural en la zona de cocina, colocación de losa en el primer piso del salón de comensales, la administración y zona de refrigeración.

Para la ejecución del proyecto se convocó a una licitación pública en setiembre del 2016, para lo cual se presentaron hasta 36 postores.

Esta obra se ejecuta de acuerdo al cronograma planteado por la empresa y los trabajos deben ser entregados a finales del mes de junio.

Compartir

Leer comentarios