Arequipa

El 30% de parques del Cercado están enrejados por sensación de inseguridad

4 de octubre de 2019

Una supervisión realizada por la Defensoría del Pueblo reveló serios problemas de seguridad, transitabilidad e iluminación en la ciudad, factores que han llevado a reducir los espacios que los arequipeños pueden usar para realizar actividades culturales, de recreación o transitar libremente por ellos.

En el caso de los parques se estima que el 30% están enrejados por esa sensación de inseguridad.

Para el jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Arequipa, Ángel Manrique, una de las principales causas es la sensación de inseguridad ciudadana por el aumento de la delincuencia y la poca capacidad de respuesta de las autoridades.

Otro factor importante es la deficiente iluminación de calles y parques, además de la poca transitabilidad que ofrecen los espacios públicos ya sea por el tráfico vehicular o porque sencillamente se encuentran enrejados.

En el Cercado existen aproximadamente 104 parques y más del 30% de estos está cerrado al público, aunque el resto esté abierto, la mayoría se encuentra en mal estado y no brinda las condiciones necesarias para que los ciudadanos puedan disfrutar libremente de ellos.

Ángel Manrique señaló que los espacios públicos deben preservar valores de solidaridad y equidad para lograr una ciudad sostenible, libre de violencia y sin ningún tipo de discriminación.

Otros puntos críticos localizados son los entornos universitarios. En el Cercado existen cuatro grandes universidades cuya población estudiantil supera los 60 mil alumnos, todas ellas enfrentan a diario problemas de transitabilidad, inseguridad e iluminación. A esto se suma la proliferación de lugares que expenden licores; el poco control del Estado que se ejerce sobre los alrededores de las universidades configura el escenario perfecto para la delincuencia y la venta de estupefacientes.

El no haberse protegido el margen del río Chili generó más problemas que beneficios a Arequipa. Según el estudio defensorial “en los últimos 50 años Arequipa creció de espaldas al río”, es decir, que lejos de preservarlo y cautelarlo como fuente de vida y espacio para el disfrute de los ciudadanos, ambas márgenes se han visto afectadas por invasiones, contaminación por desagües e incluso privatizaciones que lo han dejado como una pequeña franja limitada.

En este sentido, la Defensoría del Pueblo propuso la creación de la “Autoridad Autónoma del Río Chili”, que busque de una vez por todas su protección. “Exigimos la recuperación de las riberas del río, como espacio público al servicio de la ciudadanía”, expresó Ángel Manrique, tras demandar acciones inmediatas de las autoridades competentes.

DATO
El estudio denominado “Supervisión de espacios públicos en Arequipa” será puesto a disposición de las autoridades locales para que las propuestas hechas por la Defensoría del Pueblo sean incluidas en la Agenda por el Desarrollo de la Ciudad.

Compartir

Leer comentarios