Arequipa

El coleccionista de dinosaurios

28 de julio de 2019

César Augusto Canales Cueva nació en el barrio de San Lázaro y la primera palabra que dijo fue “dinosaurio”.

Por: Roy Cobarrubia V.
Fotos: Adrian Quicaño P.

El arequipeño, quien es administrador del grupo de Facebook “Jurassic Park Coleccionistas”, posee más de mil artículos de aquellos animales gigantescos, monstruosos, fascinantes y extraños que desaparecieron hace 66 millones de años durante el Cretácico.

Canales, un chico sencillo y cordial, vive aún aquellos tiempos, su casa es un lugar en donde los velocirraptores, los dilophosaurus, los triceratops y los gallimimus corren a libre albedrío, como si en el mundo nada hubiera pasado.

Ese número de objetos que parecen tener vida y que han inundado su habitación, su baño e incluso su cocina, lo ha inspirado recientemente a realizar las gestiones para que su colección ingrese a los Guinness World Records. El título, de conseguirse, podría ser el primero a nivel del país e incluso de Latinoamérica.

El joven ha requerido recientemente apoyo a la Municipalidad Provincial de Arequipa (MPA) para que pueda colaborar en la ejecución de una exposición y para que sirva de veedor de los objetos que guarda de manera preciada en su vivienda.

Pero como un joven arequipeño es que termina por enamorarse de animales que solo ven en películas y de los cuales, al menos en la región Arequipa, salvo Castilla – Querullpa, se conoce poco.

Pues su afición es un acto de su madre, Juana Cueva. A los seis años de edad César tenía problemas de aprendizaje, no podía leer ni tampoco hablar, condiciones que preocuparon a su progenitora, quien no tardó en llevarlo a un psicólogo para seguir una terapia basada en juguetes. Por algún motivo los juguetes escogidos fueron dinosaurios.

“Los dinosaurios siempre han estado ligados a mí desde niño, con ellos he aprendido a leer, a escribir, a hablar es decir prácticamente toda mi vida”, expresa.

Este coleccionista comenzó eso de guardar, refugiar, conservar ciertos objetos primero con un tema emocional. Los primeros juguetes que le regaló su madre, los cuales se encuentran fechados y que aunque no forman parte de los objetos de colección que podría apreciar un coleccionista, son para él lo más preciado, lo invalorable, el cariño de su madre. Un apatosaurios y un tiranosaurio rex fueron sus primeros ejemplares, que aunque no estarán dentro de los objetos para el Guinnes guardan un espacio en el corazón de Canales Cueva.

En 1997 se estrenó la película “Jurassic Park – El mundo perdido”, un niño César llegó al colegio Mariano Melgar muy temprano, como todas las mañanas y encontró las puertas cerradas. En un papel pegado a la madera leyó que se habían suspendido las labores por un paro. Con sus amigos, en un afán de no regresar temprano a casa comenzaron a deambular por la ciudad, cuando en la calle San José, una tienda de la marca “Estilos” observaron juguetes. Los niños ingresaron todos asombrados, pero Canales Cueva se acercó a los dinosaurios, a la zona en donde se ofertaban las imágenes de dinosaurios y actores de la película dirigida por Steven Spielberg. Se quedó mirando por mucho rato, no tenía el dinero suficiente para comprarlos. Veinte años después, y convertido en arquitecto, se compró toda la colección que observó aquella vez.

De niño, en un afán de responder a su pasión comenzó a coleccionar álbumes y libros que su madre le compraba y que incluso ayudaba a llenar. Con ella iba al mercado San Camilo e incluso a las puertas de colegios buscando figurillas preciadas, “los cromos”, “las doradas”. En su colección se encuentran publicaciones de diarios como “El chino”, “Onda”, “El ajá”, “El mercurio” y otras editoriales.

En el 2009 inició a coleccionar profesionalmente, comienza con una colección del diario “El Comercio”, llamada “Los armaditos”, 15 elementos que aún guarda con cariño porque le costó mucho, tuvo que trabajar bañando perros para conseguir su primera colección, de la cual consiguió todo suvenir, y que es dentro de la colección que irá al record los números primeros.

“En el 2012 tenía como 33 artículos, parece poco, pero para mí era importante, aún tengo una foto de esa vez. Pero cuando comencé a trabajar, desde ese año es en donde mi colección se dispara porque comienzo a conseguir varios artículos”, cuenta.

En el 2013 se celebran 20 años del estreno de la película Jurassic Park, esperaba el momento y se fue a ver la película, se quedó fascinado, enamorado de cada uno de sus personajes y dinosaurios, y allí comenzó todo eso de convertirse en un coleccionista de culto, una combinación de pasión por los dinosaurios y complicidad con una o película que les rendía tributo.

Así comenzó con la obtención de su primer “display”, término utilizado para conceptualizar “dispositivo de un aparato electrónico o pantalla donde se muestra visualmente cierta información”. Le fascinó tanto que llamó a Universal Pictures en busca de un display original de la película porque en el país le habían señalado que la política era destruirlo y quemarlo tras el término de la publicación de la película.

Llamó a Gran Bretaña, y le autorizaron a la sala de cine para que le entreguen los elementos, pero terminó siendo un fiasco, porque en el país le cerraron las puertas.

Tras la decepción comenzó a buscar otros medios y encontró “eBay.com” mediante el cual comenzó a obtener productos preciadísimos. El display de la primera película lo logró obtener, y luego una serie de objetos que son para los coleccionistas los santos briales.

“Un coleccionista es una persona que comparte información, y que ayuda a los demás, al amigo, no importa si tienes un artículo, eres un coleccionista cuando ayudas y colaboras; porque dentro del coleccionismo hay envidia, que es un cáncer”, dijo.

Ahora este joven está buscando un Guinnes, un logró que no solo reconocerá el trabajo de Canales Cueva, sino de los arequipeños, de dedicación y esfuerzo. Un esfuerzo que espera que las autoridades puedan colaborar.

 

Compartir

Leer comentarios