Turismo

El Coropuna y sus encantos

5 de mayo de 2020

Es la tercera mayor elevación del país, después del Huascarán (6,768 metros de altura) y el Yerupajá (6,634 metros). Su nombre significa “montaña dorada” en el idioma quechua.

El Coropuna es uno de los pocos glaciares y al mismo tiempo volcán que encontramos en la región Arequipa. Es todo un complejo estrato volcánico de unos 1,000 kilómetros cuadrados de la cordillera Ampato de los Andes, al sur de Perú, localizado entre el distrito de Viraco, provincia de Castilla y en el distrito de Salamanca, provincia de Condesuyos.

Tiene una altitud de 6,425 metros sobre el nivel del mar, que lo convierte en el volcán más alto del Perú, sin embargo, en la tercera mayor elevación del país, después del Huascarán que tiene 6,768 metros de altura y el Yerupajá de 6,634 metros de altitud.

Coropuna en el idioma quechua significa “montaña dorada”. El nombre hace alusión a su increíble altura, además hay que resaltar que tiene una enorme reserva hídrica almacenada en enormes bloques de hielo y nieve, por lo que se le considera un glaciar. Asimismo, fue en la época Inca una de las montañas más sagradas en el sur del Perú.

La historia cuenta que el Coropuna fue uno de los centros rituales más importantes que hubo en el Tahuantinsuyo. Al cual, en ese entonces, llamándolo huaca, lo «adoraban» y le hacían ofrendas andinas de reciprocidad por su eminencia y hermosura.

 

UNA VISTA IMPERDIBLE

El Coropuna tiene una vista imperdible para propios y extraños. El edificio volcánico de seis conos y tres coladas de lava de la época holocena que lo conforman, es toda una maravilla.

Ante el cambio climático, en la actualidad, sus cumbres están cubiertas por un sistema glaciar de 50 km² con varias decenas de lenguas glaciares que descienden por sus laderas, de forma radial.

Está sustentado por una estructura del plioceno inferior, parcialmente desmantelada, de forma troncocónica, comprendida entre los 4,200 y los 5,000 metros de altitud. Sobre esta estructura basal, a lo largo del plioceno superior y el pleistoceno, las sucesivas erupciones volcánicas han ido superponiendo materiales hasta formar un conjunto de seis edificios coalescentes cuyas culminaciones superan, en muchos casos, los 6,000 metros de altitud.

 

 

ASCENSO AL COROPUNA

Durante mucho tiempo por su volumen y proximidad al mar, los navegantes avizoraban al Coropuna y creían que era la montaña más alta del continente.

Para comprobar esa creencia y por los restos arqueológicos existentes en sus alrededores, Hiram Bingham (difusor mundial de Machu Picchu), lo exploró en el año 1911.

Después fue ascendido por expediciones y montañistas, constituyendo un atractivo turístico, por ser el volcán activo más alto del mundo, al que se puede ascender sin dificultad técnica, sólo con equipo de seguridad de alta montaña.

En sus alrededores hay restos arqueológicos como Maucallacta (ciudadela), Ushnu (asiento inca), y otros restos encontrados en la laguna de Pallarcocha, aún por investigar que evidencian su importancia ritual e histórica.

 

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios